FANDOM


102010 7463c63b1d4f9d56aad07ad0ece6c1b9

Humanos

«Este era nuestro mundo, nuestro sistema solar. Estábamos aquí antes. Y no importa qué traiga la oscuridad, seguiremos aquí al amanecer».

Los humanos son supervivientes, duros e infatigables, descendientes de aquellos que construyeron la Edad de Oro solo para ver cómo se la arrebataban. Tras una era en retirada y lucha desesperada, ahora pelean por recuperar su sistema solar y reclamar un futuro nuevo.

Hay quienes creen que el Viajero escogió la Tierra por una razón. Ahora, la humanidad debe demostrar que se merece la fe del Viajero.


102040 1816f05abd0a0cdd4c9aef953042700f

Fragmento de Espectro: Los humanos

Diarios del comandante Jacob Hardy, piloto del Ares I Tenemos luz verde para la misión. Equipo de tres: Mihaylova, Qiao y yo. Despegue inmediato en la siguiente ventana de lanzamiento Hohmann a Marte. Los ERM y las naves de regreso nos seguirán.

¿Cómo me siento? En la conferencia de prensa dije que me sentía privilegiado. Los historiadores leerán este diario algún día, pero cualquiera podría darse cuenta de que estoy aterrorizado. Es una reacción puramente humana.

Lo que sí me gustaría comunicar es... la euforia. Esa es la mayor emoción. No soy una persona espiritual, pero siempre he creído que el vuelo espacial tiene algo trascendental, algo puro. Salimos ahí fuera porque podemos. Porque es lo que somos.

Ahora tenemos que ir porque debemos. Porque lo desconocido nos ha encontrado. Dentro de catorce meses nos enfrentaremos cara a cara con ello y, para cuando lleguemos, entrará en actividad de nuevo, igual que lo hizo en Júpiter, Mercurio y Venus.

Me pregunto qué pasará si no se detiene en Marte. ¿Nos dejará ahí en la arena y se vendrá a la Tierra para hacer aquí lo que ha hecho en todos los otros lugares?

No me gusta nada que tengamos que llevar armas. Entiendo la necesidad. Pero estoy convencido de que hay algo hermoso ahí fuera.

La elección de alcanzarlo es nuestra.

102040 1816f06abd0a0cdd4c9aef953042700f

Fragmento de Espectro: Los humanos 2

Diarios del 'co'mandante Jacob Hardy, piloto del Ares I

Todos preguntan por las palabras.

La verdad es que la poesía no es mi fuerte. El Ares I no dejaba mucho margen para nada que no fuera pura eficiencia. Llegamos a una temperatura peligrosamente alta, buscando una zona de aterrizaje apta en mitad del caos causado por las turbulencias y el espesamiento atmosférico que amenazaban con desviarnos. Un retraso de señal con la Tierra de veinte minutos ida y vuelta a la velocidad de la luz significaba que dependíamos de nosotros mismos.

Cuando el tercer motor entró en diagnosis durante la segunda corrección de rumbo, pensaba que todo se iba a pique.

Pero Qiao nos mantuvo en rumbo. Mihaylova nos mantuvo en rumbo. Yo solo pilotaba la nave.

El vehículo de excursión del Ares I fue diseñado para ligeras corrientes y polvo glacial. Entramos en una tormenta: el aliento de Dios azotaba el artefacto con su oleada de cambio. Abortamos en tres zonas de aterrizaje hasta que decidí pasar a propulsión manual y nos bajé a base de instinto y reflejos.

Comprobamos las listas de verificación, nos pusimos los trajes y salimos del vehículo.

Teníamos un guión, sí. Pero metí la pata. Puse las botas en el suelo para llevar a cabo la metida de pata más famosa de la historia del ser humano. Dije lo primero que me vino a la cabeza: quería avisar a los demás.

«Se está levantando el viento».

No quería decir nada para la inmortalidad. Solo pensaba que sería información útil.

102060 adab513bde7af4d7ad51922f87718d7a

Fragmento de Espectro: Los humanos 3

Diarios del comandante Jacob Hardy, piloto del Ares I

La excursión desde el Ares I.

Lo habéis visto. Todo está grabado. Creo que ahora se puede ver en inmersión total y vuelas por ahí como un pajarillo. Añadiré lo que pueda.

La ruta estaba planeada. Fuimos todos juntos, ya que el CEV y el Ares I cuentan con la suficiente automatización para volver a casa solos en caso de pérdida de la tripulación. Era necesario el factor humano para tratar con el artefacto.

Llevábamos fusiles. Nos ralentizaban y probablemente nos hacía sentirnos menos seguros. Pero creo que la discusión sobre los fusiles puede dejarse para otro momento. Lo importante es que:

Todo salió bien. Miradme. ¡Miradnos! Estáis hablando con un nonagenario. Un noventañero que nunca ha estado más alerta. Estoy a años luz de cualquier cota de referencia cognitiva.

Esto ha sido bueno para mí. Esto ha sido bueno para todos. Cuando subimos aquella cresta y posamos la vista sobre el artefacto, no creo que ninguno pensara que esto podría acabar así de bien.

Fuimos a Marte como avanzada de la civilización humana. Pero no fueron nuestras armas las que nos ayudaron.

Fue nuestra nave. Nuestro entrenamiento. Nuestra camaradería. La idea de que si alargábamos la mano hacia el universo, no por beneficio ni seguridad, sino con intenciones abiertas, creceríamos.

Teníamos razón. Y esto me hace muy feliz. Hasta el día de hoy.

102130 6b3a42c08dc1531809e861ff0efd87f9

Fragmento de Espectro: Los humanos 4

Diarios del comandante Jacob Hardy, piloto del Ares I

Tres seres humanos alcanzaron una cresta de montaña y vislumbraron la silueta del futuro. Vieron caer la lluvia en un desierto milenario. Notaron cómo el aire se endulzaba con oxígeno y agua cálida y los comienzos de la vida.

A veces me preguntan si noté cómo algo moría, si sentí el final de la era de autosuficiencia del ser humano.

No sé cómo responder esa pregunta. Sé que me cambió. Nadie es capaz de experimentar tal maravilla sin cambiar en absoluto. A mi entender, las décadas que siguieron lo constatan.

Supe que nunca jamás volvería a volar una misión así. Reconocí la necesidad de encontrar otra pasión. Por eso volqué todas mis habilidades cognitivas en entender al Viajero. ¿Cómo es posible que una entidad reconstruya un mundo entero con tal rapidez? Cincuenta años más tarde y ahora estoy versado en matemáticas, especialmente en las ideas topográficas y la escurridiza irrealidad de la Luz. Estoy metido en un proyecto que estudia la última actividad terraformativa del Viajero.

Pero aún hoy disfruto de las entrevistas. Me gusta recordar la misión.

No hay palabras para expresar la alegría que siento al ver lo bien que ha salido todo. Recordar que una vez estuve allí me llena de felicidad.

700010 c135fe725b08ebeba5b21ddda0128641

Fragmento de Espectro: Los humanos 5

Esperanza. Memorias del antiguo comandante Jacob Hardy

Esperanza. Y estar junto a desconocidos.

Eso es lo que recuerdo. La esperanza bullendo bajo mi piel, diciéndome que había otro lugar además de este. Un reino que nos nutriría, que no nos mataría. La Tierra estaba en ruinas. Caos, locura y muerte. Estábamos en la Tierra. Donde estoy ahora. Pero, ¿por qué sigo aquí? Era mi turno de irme. Lo recuerdo. Esperaba con otros como yo y las naves pronto nos llevarían a otro lugar.

Pero, ¿adónde? ¿Dónde estaba esta esperanza?

Debería haberlo sabido. Tenía que haber un nombre, coordenadas. Pero todo se ha olvidado. Salvo mi fe absoluta en la salvación, no queda nada.

El Viajero.

Recuerdo eso ahora.

Era...

¿Qué?

No lo sé. Algo me ha robado las palabras, las imágenes. Pero todavía recuerdo lo que nos prometió...

El universo.

Sí.

La Creación en nuestras manos.

Pero yo estaba aquí por un motivo.

Lo que daría solo por la pequeña posibilidad de recordar cuál era aquel buen motivo.

102020 f0cf7cea94fa5c16af4f522244c7505e

Los insomnes

«Los otros cantan esta canción de Luz y Oscuridad. Nosotros, juntos, hemos trascendido tales toscas limitaciones».

Se dice que los insomnes nacieron del Colapso y que descienden de aquellos que intentaron escapar de su ira. Algo les ocurrió allí fuera, al filo de la oscuridad profunda, que los cambió para siempre.

Hoy, muchos insomnes viven alejados en el Arrecife, distantes y misteriosos. Pero otros regresaron a la Tierra, donde sus descendientes ahora luchan por la Ciudad.

Los insomnes terrícolas que se aventuran hasta el Arrecife, esperando aprender sus secretos, no reciben una bienvenida especial de la solitaria Reina.

102070 2517c77188060dd3b5e83422655d02bb



Fragmento de Espectro: Los insomnes 

Informes sobre el abordaje de una nave abandonada durante el primer viaje conocido al Arrecife

Mil cien metros de longitud.
Generación de gravedad activa.
Calor residual. Dispersión neutrónica rápida.
Código de denominación: CORRUPTO
Fecha de comisionado: desconocida 
Punto de origen: desconocido

Se presume que chocó/confluyó con un cometa de un kilómetro: conclusiones basadas en la profundidad de la corteza de hidrocarbono que recubre el casco, el contenido de agua del suelo y la atmósfera de oxígeno y dióxido de carbono con radios isotópicos que sitúan al cometa en la población de Oort.

Follaje de baja luminosidad crecido de existencias terrestres, espejos que enfocan luz estelar hacia cámaras de crecimiento... fauna residente... cinco especies de insectos, además de ratas que descienden de antepasados inciertos. 

La superficie presentaba un denso arbolado hasta hace poco, un evento desconocido causó una tormenta de fuego... setenta por ciento del bosque total consumido, atmósfera actual repleta de humo y de partículas... escasez de oxígeno libre.

Llamadas de socorro inexistentes. No hay evidencias externas de tripulación o pasajeros.

Escáneres interiores inconclusos.

Luz verde para la aproximación.


102070 2517c77188060dd3b5e83422655d02bb

Fragmento de Espectro: Los insomnes 2

Era la nada. Si existí antes de eso, lo hice como posibilidad, como potencial, disperso en la infinidad del éter. Y quizá hubo un cuerpo parecido al mío, junto con un alma que podría haberse confundido con la mía. Lo que soy ahora no era real todavía. Y entonces nací, y el Universo pudo comenzar.

Otros presenciaron mi nacimiento.

Acababa de comenzar una gran ceremonia. Puesto que los recién nacidos son bestias egoístas, asumí que yo era el objeto de atención.

No noté los cánticos hasta que los cantores enmudecieron. Y entonces apareció Ella.

Sobre mí. Etérea, bella y elegante. Supuse que mi rostro era como el de ella y esa extraña idea me dio la fuerza suficiente para sonreír.

«Secretos —dijo ella—. La creación se erige sobre secretos, y sobre las encriptaciones que mantienen a salvo esos secretos».

Emití mi primer sonido. No significaba nada pero ella lo interpretó como una pregunta.

«Somos una creación maravillosa —respondió— y debemos mantenernos bien resguardados».

102070 2517c77188060dd3b5e83422655d02bb

Fragmento de Espectro: Los insomnes 3 

Miedo.

Miedo. Ese es el único recuerdo vívido que me queda. Es el momento en que mi miedo era tan espeso y apremiante que dejé de respirar. Dejé de fingir que pensaba. Cómo me mantuve en pie fue un misterio, porque solo sentía terror, como si una montaña fuera a aplastarme el alma.

Pero he de preguntar, "¿qué me estaba aterrorizando?".

La oscuridad gobernaba el cielo. El mundo a nuestro alrededor se había roto, y parecía cada vez menos probable que sobreviviéramos a este espantoso día. Pero el miedo no venía del caos y la desesperación a mi alrededor. La fuente estaba dentro de mi piel. Me aterrorizaba mi propia y horrible naturaleza.

¿Y qué parte me asustaba?

Dentro de mí había una esencia entretejida desde el más allá. ¿Era un insomne antes de esto?

Ella todavía estaba en mi cabeza. Podía oír su canción haciéndose más tenue.

¿Despareció?

Todavía no.

Un nuevo terror paralizante me invadía.

Estaba centrándome completamente en mi miedo. Pero tenía que hacer un esfuerzo.

Y entonces se me ocurrió que no hay nada en el universo más peligroso que el orgullo humano.

¿Todavía tenía este otro en mi interior? Pero el lado humano era lo que importaba: débil e insensato, seguro de fallar en cualquier momento.

Por eso tenía miedo.

Entonces alguien habló.

Quizá fui yo. No me acuerdo.

Intentaba concentrarme y una nueva idea se apoderó de mí: mi alma yace entre esas dos entidades. Y así sigo: la frontera, la costura.

La fricción.

Y así es como el miedo comenzó a desaparecer.

102030 12466c7491717f2f76f6a33005d0279e

Los exos

Considéralo: «¿qué amenazó tanto a tus antepasados de la Edad de Oro para que construyeran a los exos para defenderse?»

Fabricados para una lucha ya olvidada, los exos son máquinas conscientes tan avanzadas que es necesario un Espectro para entender sus funciones internas. Son un enigma incluso para sí mismos, y sus orígenes y propósito yacen perdidos en el tiempo.

Los exos fueron hechos a imagen y semejanza de la humanidad, dotados de diversidad mental y física. Muchos de los exos de la Ciudad viven y trabajan entre la población orgánica. Pero otros vuelven a luchar, renacidos en la Luz del Viajero para servir como guardianes.


102100 1bf4774467f0356e4ed33304864809f9


Fragmento de Espectro: Los exos 

... lo que al fin y al cabo es un sencillo asunto de clasismo chovinista. Da igual si el sistema razona con carne, superconductores o trenzados topológicos bañados en hidrógeno metálico, siempre que la lógica sea la misma. Y nuestra lógica es la misma. La tuya y la mía.

Si yo soy una máquina, tú también lo eres. Si tú no eres ninguna máquina, yo tampoco lo soy. Las mentes exos son humanas. Es irrefutable.

¿Lo entiendes? Tomaré tu expresión boquiabierta como una afirmación. 

La verdadera cuestión es esta: ¿Por qué son las mentes exos humanas?, ¿cuál es el imperativo de diseño?, ¿cómo es que una máquina de guerra... sí, claro que soy una máquina de guerra, construida por manos humanas; igual que tú eres una máquina de supervivencia construida por el motor de la evolución. No me interrumpas.

¿Cómo es que una máquina de guerra tiene emociones? ¿Para qué ha de tener conciencia una máquina de guerra? No son cualidades útiles en el campo de batalla. No te eches flores. No son nada útiles. ¿Así que por qué debe la mente exo copiar la arquitectura humana tan al pie de la letra?

¿Sabes lo que huelo aquí? El hedor del antropocentrismo. Creo que pensáis que solo hay un único modo de razonar. Por eso la mente del exo es tan humana, suponéis. Porque toda la razón superior converge.

Amigo mío, deberías conocer a los vex. No hay nada de humano en ellos.

Mira, estoy convencido de que esto que voy a decir es lo que sucedió, en la era anterior a cualquier memoria exo. Lo explica todo:

Creo que alguien quiso vivir para siempre.

102100 1bf4774467f0356e4ed33304864809f9

Fragmento de Espectro: Los exos 2

Hola. Gracias por el interés. Grabo esto para la posteridad.

Los hechiceros tanatonautas mueren y regresan gracias a su entendimiento. Voy a intentar el mismo proceso para despertar memorias escondidas. Concretamente, voy a disparar un haz de partículas cargadas hacia mi cabeza y ver qué sale. Los exos llevamos vivos mucho tiempo. Quiero saber qué hay ahí dentro.

Mi Espectro está esperando para repararme.

Adelante. Tres, dos, uno...

CIERVO, eco, seis, SABLE, sierra, nueve, SERPIENTE...

Caemos hacia el mundo. Todos ardiendo. Hay una nave sobre nosotros pero se deshace como una flor, en un destello de aleación y fusión, perforada de arriba abajo... 

La voz dice: «Interfaz atmosférica. Trayectoria nominal. Rábido, dos, tres, estás al otro lado de la ventana». (Creo que yo soy la voz)

Veo toda la tierra debajo de mí y el cielo del que caemos es negro y sin estrellas.

Espectro, dispárame de nuevo.

RÁPIDO, cuatro, RAMPA, cuatro, CARRACA, tango, ocho, cero...

Estamos en el hielo. Es otro lugar y otra época. Hay una intensa aurora que se refleja en el hielo, de modo que camino sobre dos fuegos, aunque el de debajo está agrietado y lleno de cadáveres. Tengo y soy un arma.

Arriba en el cielo hay un agujero en Júpiter y me desgarra cuando lo miro. Me desgarra. Tiene hambre. Quizá el agujero no está en Júpiter sino en mí.

CORONA, castillo, candor, cobalto, coral...

Espectro, tráeme de vuelta.

serrado, sulfuro, ANATEMA, ámbar, actual, álamo...

Espectro, tráeme de vuelta ahora.

102100 1bf4774467f0356e4ed33304864809f9

Fragmento de Espectro: Los exos 3

Vergüenza.

Vergüenza. ¿Alguna vez sufrí agotamiento? Alguien lo preguntó. O tal vez lo hice yo. Entonces me miró. Este momento era real. Le dije lo que todo exo sabe: "Lo que no puede tocarte, no tiene fuerza sobre ti. Y no hay lugar para que el cansancio haga mella en mí".

Pero la vergüenza es un sufrimiento diferente.

Soy un soldado. Otras manos me forjaron y me obligaron a desempeñar el papel de guerrero. Como indican mis cicatrices, luché y luché. Aparte de fragmentos y destellos, he olvidado todas las batallas. Pero tengo una nítida y terrible percepción de que otros murieron. En mi unidad, mataron a todos los soldados, salvo a mí. Y pese a las miles de ocasiones de que me hicieran pedazos, ahí estaba yo, sin armas en mis manos, cerrando los puños por puro hábito, pero sin nada que golpear.

He luchado para salvar la Tierra. Ese era mi sentido de las cosas. Pero nuestro mundo se derrumbaba a mi alrededor y todas las almas estaban condenadas. Incluso las cucarachas y los microbios morirían. Y como era un experto en el arte de perder batallas, la derrota era el único final que veía para esta.

Y estaba avergonzado.

La vergüenza me invadió. Me agitó. Me robó mi masa y mi determinación. De repente me sentí como una pluma, como una exhalación, una insignificancia lista para perderse en la primera brisa.

Pero en mitad de esa desesperación, me invadió un nuevo pensamiento.

Estaba maldito.

¿Y cómo sabes lo que es una maldición?

Es terca. Una maldición de los dioses te acompañará aun cuando todo lo demás te abandone. Y era obvio que la supervivencia era mi maldición eterna. Mil batallas y ¿cuántas se ganaron? A juzgar por las pruebas, ninguna. Y es por eso que la vergüenza roía mis entrañas de cerámica. Pero a pesar de las horribles pérdidas, yo había resistido.

Cerré los ojos y obligué a mis puños a abrirse.

"Esto no ha acabado", le dije a este enemigo, a mí mismo, al viento que amenazaba con barrerme.

"Esta guerra no ha terminado para mí".

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.