Destinypedia
Advertisement
Raids 5d08a2b0cd628edf0b96005817723226

La subsección Incursiones del Grimorio cubre temas relacionados con las Incursiones.

Introducción a la Incursión[]

603010 882a18b213fd28804f5637349b57323a

Hay males a los que no te puedes enfrentar a solas. Únete a otros guardianes valientes para adentrarte en el corazón de la Oscuridad y enfrentarte a amenazas que desafían la imaginación.

Prepárate de verdad. Porque necesitarás esforzarte al límite de tus habilidades.





La Cámara de Cristal[]

603020 48f6873d1f28fe3ff5cd4456cbfa4317

Se llamaba Kabr. No era amigo mío, pero nos conocíamos y siempre le tuve respeto como guardián y como ser humano decente.

Luchó solo contra los vex. Eso lo mató. Antes de desaparecer dijo algunas cosas que, en mi opinión, deberían ser recordadas. Estas son algunas de ellas:

«En la Cámara, el tiempo se deshila y una aguja lo atraviesa. La aguja es la voluntad de Atheon. No conozco el nombre de la forma que sigue la aguja.

Nadie puede abrir la Cámara en solitario. Yo abrí la Cámara. No había nadie conmigo, pero no estaba solo.

Verás al Templario en un lugar anterior o posterior a las estrellas. Las estrellas se moverán a tu alrededor y te marcarán y te cantarán. Decidirán si eres real.

Bebí de ellas. Sabían a mar».

Eso es todo lo que recuerdo.

Pahanin

Reliquia: La Égida[]

603080 874ea4dfee8101f134b00766d36781ee

Estas son las últimas palabras de Kabr el Sin Legión:

«Me he destruido a mí mismo para poder hacer esto. Se han llevado mi Espectro. Están en mi sangre y mi cerebro. Pero ahora queda esperanza.

He herido la Cámara. La he perforado y la Luz se cuela. Bañaos en ella y purificaos. Miradla y comprended que

de mi propia Luz y de la esencia pensante de los vex, yo creé un escudo. El escudo es vuestra salvación. Romperá lo indestructible. Cambiará vuestro destino.

Pegaos al escudo. Pegaos a mí. Y si perdéis vuestro propósito, dejad que la Cámara os consuma, como me consumió a mí.

Lo hecho, hecho está. Si vuelvo a decir otra palabra, no soy Kabr».

El fin de Crota[]

603035 fb80c081ae7a6e6896dd16e4ae4b36a6

Me llamo Eriana-3, discípulo de los hechiceros práxicos, galardonada con el Sello del Cormorán. Sobreviví al gran desastre: el día en que partimos formando un contingente de miles de guardianes para reclamar nuestra luna y nos vimos superados por un campeón de la colmena de indescriptible poder.

El nombre del monstruo es Crota. Asesinó a mis amigos cara a cara, uno a uno, mientras disfrutaba de ello. En nombre de todos aquellos que perecieron, juro que no descansaré hasta destruirlo.

Esta es mi confesión. Pido perdón si a vuestro entender me excedo.

En nuestro mundo, Crota parecía invencible. Eris Morn y yo nos enfrentamos al problema juntas, pero no hallamos ninguna solución. Por ello, recurrimos al conocimiento prohibido, al maestro desterrado de los poderes ocultos de la colmena.

Me refiero a Toland.

Toland nos contó que la presencia de Crota en nuestro mundo era una sombra. Que su verdadero poder reside en un inframundo forjado por su voluntad. Debemos pasar a través del ojo de cerradura que separa las realidades, surcar la abrasadora medianoche del mundo mental de Crota y derrocar a los campeones ascendentes reunidos junto a su trono.

Toland habla —en ocasiones ni siquiera parece estar loco— de las horribles cosas que nos aguardan. Anhela aprender una canción secreta que habla de un lívido y ardiente cascarón de estrella que se cierne en las alturas, la mismísima antítesis de la vida. Habla de ella con una extraña ambición que prefiero no llegar a entender.

Mañana les preguntaré a Agah, Mota y Tarlowe si quieren acompañarnos. Si fracasamos, dejo este documento para los futuros guardianes. Nunca nos olvidéis.

La espada ascendente[]

603040 865612de633ac3e8a3c8c793f6fd0122

Eris, Eris... Menudo nombre, un nombre que evoca discordia, un nombre para órbitas lejanas y frías donde ningún ser vivo se atreve a aventurarse. Me gusta ese nombre.

Deja que te haga un regalo, Eris. Deja que te hable del poder de la lógica de la espada:

Los trituradores o los fusiles largos son armas potentes, pero no matan de forma cíclica. ¿Comprendes? Infligen daño sin tomar nada a cambio. El proyectil desaparece sin dejar rastro. Una espada, sin embargo, es como un puente, un punto de cruce. La espada une al que la empuña con su víctima. Y cuando ese vínculo se rompe, la espada lo recuerda. Cuando el fuego del fusil largo se extingue dejando atrás solo una lluvia dispersa de axiones y neutrinos, la espada permanece, más hambrienta y afilada que antes.

Solo cuando entiendas que su mundo de pesadilla se sustenta sobre esta lógica de pesadilla, comprenderás por qué la espada ascendente tiene tanto poder allí. Cada vez que estemos necesitados de poder durante nuestra travesía, recuerda que en este lugar la mayor autoridad es una espada afilada por el uso durante eones.

Este es el mundo que anhela la colmena: un universo plegado en torno al filo de la espada más afilada.

Caída del Rey[]

701660 fa0208b0ee741963365484a9cf4b3923

¿Adónde vas? No, espera, escucha.

Al principio, yo tenía razón. En el lugar plagado y siempre en expansión, incluso la Luz debe obedecer la lógica de la espada. Incluso vosotros, los guardianes, los mejores y más brillantes del amanecer agonizante, derramasteis sangre en honor del Rey de los Poseídos. El Sacerdote de Guerra cumplió con su deber; vosotros, con el vuestro. Oryx fue desafiado, sí, pero a la manera de la colmena, para la que el desafío es veneración. Es poder. Lógica de la espada. Desempeñasteis bien vuestro papel.

Se suponía que no debíais tocar la Luz.

¿Cómo lograsteis entrar en los sótanos del Rey? ¿Cómo reconocisteis la auténtica naturaleza de esa corriente de aire sumida en la oscuridad? ¿No sabéis que la colmena persigue la Luz para devorarla con mandíbulas babeantes y resbaladizas gargantas hambrientas? ¿Cómo tomasteis (o más bien, desposeísteis) la Luz plagada que Oryx había reunido para ofrecer en sacrificio a Akka, y la encendisteis para quemar la Oscuridad?

Apenas era ya Luz. Pero la tomasteis. Y tras tomarla, no os la quedasteis. La liberasteis.

¡Idiotas! ¡Lamentables despilfarradores! ¡Eso está mal! ¿Ahora quién será el Primer Navegante, Señor de las Formas, dios sagrado, Rey de los Poseídos? ¡Vosotros no! ¡Podríais haber sido reyes y reinas de las profundidades! ¡Pero derrocasteis a Oryx sin reemplazarlo!

Tiene que haber alguno más fuerte. Es la arquitectura de estos espacios.

¿Por qué os vais?

La furia de las máquinas[]

800443 93a4a02f080f47e680c2b0a5fc1aba6f

\\SEÑAL DE LOS CAÍDOS INTERCEPTADA

Casas hermanas. Hermanos eliksni. Hemos encontrado la manera de llegar a la apoteosis, de convertirnos en máquinas.

La SIVA puede haceros fuertes, pero nosotros podemos enseñaros a utilizarla, a liberaros de las ataduras del éter. Buscadnos en los páramos y traednos una ofrenda de SIVA.

A cambio, os llevaremos a nuestra cámara de la perfección.

Y os liberaremos.

Advertisement