Destinypedia
Advertisement

Las Historias de la Red son una serie de entradas de historia publicadas en Bungie.net antes del lanzamiento de una expansión de Destiny 2 como una forma de expandir el trasfondo de los personajes y ubicaciones que aparecerían próximamente.

Las historias de Bastión de Sombras fueron publicadas del 16 al 20 de Septiembre de 2019. Cinco entradas adicionales obtenibles del rompecabezas de la Edición de Coleccionista fueron publicadas el 14 de Octubre de 2019.

ASTILLA[]

JB Weblore Shadowkeep 01

"Tu té se ha enfriado".

Había olvidado que Ikora me lo entregó. Mis pensamientos son de preocupación.

"Yo... me he quemado en el pasado".

"¿Fue eso una broma de la oscura y melancólica Eris Morn? No lo puedo creer".

“El universo tiene muchos rincones. Aún quedan muchas cosas asombrosas por descubrir”.

El tiempo se suspende para ambas.

"Yo estaba pensando: Deberíamos ir a la ciudad. Hay una gran tienda de ramen allí. La mezcla perfecta de especias y sabor".

"Eso estaría bien».

Ella me está estudiando ahora. ¿Acaso lo sabe?

"Vas a partir".

Ella siempre sabe lo que estoy pensando.

"Dime que estoy equivocada".

"Hay un propósito mayor".

Esta respuesta no la satisface. Su rostro carga el peso de la decepción.

"¿Cuándo vas a volver?"

No tengo respuesta.

"Entonces nos estás abandonando".

"Todavía hay mucho por hacer. No sabes lo que he visto".

"Habríamos estado perdidos sin ti. Te necesitamos aquí. Tú lo sabes".

Si le dijera a dónde voy, lo que tengo que hacer, no me permitiría partir.

“Tengo que hacer esto sola. Es...

"Déjala ir".

Zavala. Siempre tiene que dar su opinión.

“Eris ha tomado una decisión. No puedes obligarla a quedarse".

"No creo que sepas lo que dices, Zavala. ¿Estás olvidando que solo sobrevivimos gracias a ella?"

Y todos estamos agradecidos, pero si no podemos vivir con la ausencia de una persona, no sobreviviremos por mucho tiempo".

Esta es una batalla que Ikora no puede ganar. No la dejaré pelear.

“Tus susurros viajan por toda la Torre. Si yo no estuviera, como lo prefieres, ya no tendría que soportarlos".

El valiente comandante ni siquiera se atreve a mirarme.

"¿Es esto cierto?"

Ikora, ya lo sabes. No puedo perder más tiempo.

"Como le dije a Asher, se avecina una tormenta..."

“Oryx está muerto. Sobrevive a la tormenta

Ikora está molesta. Aún no comprende el panorama general.

“Sin embargo, sus hermanas verían de hacer su voluntad. Siempre habrá otra tormenta ".

"Entonces enfrentémosla juntos".

Es mi turno de agachar la cabeza.

“Pudimos prescindir de ella antes. Podemos hacerlo de nuevo".

Le agradezco a Zavala con un movimiento de cabeza. Nos hemos puesto de acuerdo. Ikora, sin embargo...

"Ves todo, menos lo que ya tienes".

Se da vuelta para irse y no la detendré. No está equivocada.

“Buena suerte”.

Las palabras de Zavala suenan huecas.

Me duele separarme de esta manera, pero no puedo poner en peligro a nadie más.

Solo a mí se me ha confiado esto.

Llegarán a comprenderlo, si es que sobrevivo.

AGUJA NEGRA[]

FrontpageBanner JB Weblore Shadowkeep 02

Me duele la cabeza, pero sigo adelante. Este lugar que he encontrado, promueve el dolor. La colmena disfruta de la angustia que causan. No me disuadirán. Han pasado meses desde que salí de la Torre. ¿Qué he conseguido con este viaje? Callejones sin salida. Susurros. Nada.

Lo que sea que la colmena está tramando se me escapa. Cada lugar que investigo promete respuestas, pero todos terminan por decepcionarme. Espero que este sea la excepción.

Siento que me acerco cuando los túneles pasan de roca y suciedad a azulejos y fastuosidad. Algo... no está bien. Aún no he visto un solo lacayo. Me consideraría afortunada, pero sé que no es eso.

Quédate en las sombras. Usa las columnas y los pilares. La precaución no es lo suficientemente cautelosa.

Veo pergaminos antiguos. Tablas. Algo aquí debe resultar útil.

No.

Balbuceo incomprensible. ¿Es posible que haya estado equivocada todo este tiempo? ¿Están tan perdidos como nosotros?

Una ligera brisa dispersa los pergaminos. ¿Una brisa? ¿Bajo tierra?

“¡Eris!”

Una voz transportada por el viento. ¿Sai? No puede ser...

Una risa desde el final del pasillo. La risa de Eriana. "Vuelve a nosotros, Eris". Vell…

Están muertos. Esto no puede ser real. No sucumbiré a los trucos de la colmena.

La ráfaga se hace más fuerte, trayendo consigo el polvo y el hollín de los túneles. Aspira el aire de la habitación. Apenas puedo mantenerme de pie.

"¿Creías que sería tan fácil?" Esta vez es Toland. La voz resuena a mi alrededor.

Esta crueldad...

“No, bruja. Pensé que... resultaría más difícil... encontrarte”.

Un grito me asalta. Es un grito grabado profundamente en mi mente. Pobre Omar...

No dejaré que Ella me perturbe.

"Dime, Arquientropía, ahora que me tienes... ¿qué vas a hacer conmigo?"

Eriana aparece ante mí, una construcción de roca y arena. ¿Cómo se atreve...?

“¿Hacer? Criatura de la colmena, ¿no lo ves? Somos uno. ¿Lo odias?”

Me estremezco del disgusto. ¿Criatura de la colmena? ¿Eso soy? ¿Es por eso que continúo con vida? Me rehúso.

“No eres más mi familia de lo que un parásito es para un anfitrión. Morirás, como tu hermano antes que tú”.

Ella se ríe. Mi estomago se revuelve.

"Si tan solo hubieras contemplado la oscura majestad que dormía debajo de ti..."

¿Debajo de mi? Sus palabras son medias verdades retorcidas. No sucumbas.

La tierra y los escombros en el aire giran salvajemente, chocando contra mí. Estoy atrapada en un torbellino. Mi pecho se tensa. Mi aliento se entrecorta. No puedo ver. Me rodea.

"Estar tan cerca, solo para rascar la superficie, debe desgarrar el filamento de tu mente".

La tormenta comienza a calmarse; despejo la mugre para recuperar la vista.

"Abre los ojos, Eris..."

El color se disipa del mundo a mi alrededor.

A medida que el polvo se asienta, me doy cuenta de que no estoy donde estaba. Un sol verdinegro cuelga en el cielo y una esfera brillante flota en la distancia.

La oscuridad me rodea y estoy sola. De nuevo.

UNA LUZ EN LA OSCURIDAD[]

FrontpageBanner JB Weblore Shadowkeep 03

Los días se han vuelto indescifrables. Este duro plano de existencia solo tiene Oscuridad y frío, dos cosas con las que me he familiarizado desde mi destierro a este infierno. No importa a donde corra, la esfera brillante me sigue. Me acecha.

He decidido tararear en silencio una melodía para evitar la locura. No lo disfruto, pero ayuda. Funcionó antes, cuando estaba atrapada bajo la superficie de la Luna. Aquí, los poseídos y la colmena están por todas partes. A la vuelta de cada esquina. No estoy en condiciones de defenderme. Mi mente lucha por mantenerse alerta. Solo necesito descansar. Solo un poco…

Una luz brillante me despierta. ¿Esa esfera brillante? Su resplandor me llama.

No. Basta. Me estoy volviendo loca de nuevo. Tararea la canción.

“¡Eris!”

Lo estás imaginando. O peor. Es la bruja de nuevo.

“¡Eris!”

El orbe se acerca. ¿Podría ser?

Me pongo de pie para llegar a la luz. Y me derrumbo en la oscuridad.

Estoy despierta, creo, aunque esto se siente como un sueño.

"Te encontraste con la Reina Bruja y sobreviviste".

No estoy segura de si esta conversación con Toland es real o producto de mi imaginación.

"No estoy más cerca de descubrir sus maquinaciones".

"Dime, ¿qué fue lo que dijo ella?"

“Eran acertijos... burlas. Ella los usó a todos ustedes, pervirtiendo sus voces... Yo estaba cerca de algo. Debajo de la superficie. Adormecido".

"Intrigante".

De cualquier manera, necesito una salida. Debo continuar, sin importar el dolor.

“¿Dónde te crees que estás? No estás en condiciones de moverte".

"Tengo que. Necesito hacerlo".

"¿Te estás diciendo esto para motivarte o estás cegada por tu obsesión?"

Ahora estoy segura de que es real.

"¿No tienes curiosidad por saber lo que dormía allí abajo? Yo sí".

Sus palabras despiertan mi interés. Permitiré este aplazamiento momentáneo.

“Adelante”.

“Nuestro tiempo en la Boca del Infierno... requiere un examen más detenido. A menudo he pensado en nuestro glorioso fracaso. Hay algo que no termina de convencerme”.

"Me imagino que morir lo deja a uno intranquilo".

“Cierto, pero esto yace más allá de ese vacío. Nuestra escuadra estaba compuesta por algunos de los mejores Portaluces y, sin embargo, fuimos destruidos con facilidad".

"Tenían armas... no estábamos preparados".

"Si bien eso es cierto, ¿no te perturban las circunstancias?"

“Me atormenta hasta el día de hoy. Dudo en creer cualquier cosa que Ella diga”.

"¿Pero por qué diría Ella algo?"

Exactamente.

"... Ella quiere guiarme, Toland".

"No caigas en su trampa".

“Te crees sus acertijos. Debemos conocer la verdad, cueste lo que cueste”.

“Ten cuidado, Eris O podrías terminar como yo. ¡O peor!”

"Mi encargo es el mismo, como siempre".

"Me temo que sí".

"Tiene que..." Un destello de luz, y una vez más no puedo ver. Oigo que Toland me llama, pero me alejan de él, de allí.

Ahora hace calor. Y todo brilla. Brilla tanto.

“CLIC”.

Puedo sentir sus armas sobre mí.

Estoy rodeada.

UN AMIGO EN APUROS[]

FrontpageBanner JB Weblore Shadowkeep 04

Siento picazón tras mis ojos. Había olvidado la sensación de calidez. Todo lo que distingo son las armas apuntando a mi rostro. Si este es mi destino, recibiré a mi fin con la furia de una tempestad.

"¡Bajen sus armas!"

¿Petra? 

"Eris Morn. Lamentamos la bienvenida. Nunca se sabe lo que saldrá de allí".  

La Ciudad Ensoñada No pensé que alguna vez pondría pie aquí.

"Este sitio... es milagroso". 

"No te acostumbres. No nos quedaremos mucho tiempo".

"¿A dónde vamos?"

"A ver a la reina".


"La bruja quiere atraparme. Requiero su guía, mi reina".

"Es calculadora, meticulosa. Procede con cautela. Sus intenciones están ocultas".

Mi reina es sabia. 

"¿Por dónde comenzamos?"

"Eris... hay una urgencia comprensible en este asunto..."

¿Tú también? Por favor, no me subestimes. 

"Estabas al borde de la muerte. No estoy dispuesto a cargar con ese peso".

"La sombra de la muerte no puede entorpecerme".

Hace una pausa de preocupación ante mis palabras. ¿Dije algo malo?

"Caminas por una delgada línea entre el deber y la obsesión. Acéptalo de alguien con experiencia". 

"Siento la motivación, pero solo hacia lo que está en juego".

"¿Y qué es eso para ti?"

"Mi reina... todo. Humanos e insomnes por igual serán arrastrados a las costas de la muerte si no actuamos".

"No. ¿Qué significa para ti?"

"... Venganza".

Observo mientras delibera sobre la validez de mis palabras. Ser desestimado por loco ahora sería mi fin.

"Una noble causa".

El mismo deseo corre por las venas de mi reina.

"La astucia de Savathûn tiene sus límites... Recuperamos un registro que data de la Edad de Oro, el cual puede ayudar a resolver sus maquinaciones. Es uno de muchos. El resto está desperdigado por las estrellas".

"Debo encontrarlos a todos".

"No lo harás sola". 

Mi reina.


Los meses que pasé trabajando al lado de mi reina fueron estimulantes y traicioneros. He recorrido más del universo conocido de lo que alguna vez pensé que vería. Más allá de todas las viles criaturas aniquiladas y los tesoros descubiertos yace una nueva sensación... un sitio que es parte de esta historia.

Recolectamos varios de los registros que buscamos. Cada uno ofrece una nueva perspectiva sobre la amenaza que enfrentamos. El entendimiento de la Edad de Oro sobre los conceptos de la luz y de la oscuridad eran primitivos, frescos. Me pregunto si en el mileno que pasará, nuestra comprensión será contemplada de la misma manera. No importará si no somos capaces de evitar esta calamidad inminente.

Hemos llegado tan lejos y ahora siento que nuestro viaje llega a su fin.

Es aquí, en estas ruinas. Puedo sentirlo.

Abro un cofre antiguo.

Dentro, lo que buscábamos.

Lo leo. Se confirman mis peores temores.

"Mi reina… estuvo aquí todo este tiempo".

Pensar que debo regresar a esos retorcidos túneles en donde sin duda los gritos de mi escuadra resonarán en mi mente..

Mi destino está unido por siempre a ese sitio.

No hay escapatoria.

REUNIÓN[]

FrontpageBanner AG Weblore Shadowkeep 05

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que estuve en la Torre. Ha cambiado mucho. Espero que mi partida no haya creado una fractura irreparable.

Ikora... debes perdonarme.

Le diré lo que descubrí, en dónde he estado. Entenderá la razón de mis acciones.

"Cuando escuché que se acercaba tu nave, no lo creí. Aun así, aquí estás. Es bueno verte".

"Ikora, tu ausencia fue necesaria. Lo que he aprendido y descubierto... El peligro está más cerca de lo que crees. Debes confiar en mí. Hemos ignorado demasiado tiempo el cataclismo que se alza ante nuestros ojos. Si no actuamos, enfrentaremos otro colapso. Debemos ocuparnos de aquello que desenterró la colmena de la superficie lunar..."

"Eris. Respira".

Sus palabras traen alivio.

"Sabemos de la colmena y también de su bastión recién construido".

¿Un bastión? Se están moviendo. Es peor de lo que pensé.

"Entonces ven conmigo, Ikora".

"Eris, apenas tuviste un instante para descansar".

"Debes dejarme mostrarte la verdad. Solo entonces comprenderás".

"Tengo responsabilidades que atender aquí. Ha pasado mucho durante tu ausencia. Aún estamos recuperándonos de nuestras... pérdidas".

Lo que yace más allá palidece en comparación con lo que enfrentamos.

Pero no lucharé con ella. No otra vez.

"Entonces iré sola".

"Eris..."

"No puedo negociar esto".

Puedo ver que Ikora sopesa sus opciones. Ella tampoco busca pelea.

"Al menos, permíteme ayudarte a preparar una respuesta adecuada a la amenaza que, claro está, no comprendemos por completo. Deja que la Vanguardia te apoye".

Eso tomará tiempo. Siempre tiempo. Un lujo con el que no contamos.

"Pero ya te habrás ido antes de que puedan movilizarse, ¿no?"

"Todos debemos cumplir con nuestro deber".

"Prométeme que mantendrás nuestra comunicación. No quiero que esto sea como la última vez".

Asiento a Ikora. Siempre la baliza de la benevolencia.

Ella merece más de lo que puedo ofrecer. Mi llamado no está aquí. Aún queda trabajo por hacer. Una última parada.

"Debo irme".

Puedo sentir su preocupación. Es extraño, pero me reconforta. Nuestra herida puede sanar. Si vivimos lo suficiente.

"Eris... esta cosa por la que estás dispuesta a arriesgar todo... ¿qué es?"

"Les advertí de una tormenta. ¿Escuchas el trueno?"

Corazones[]

Oryx Chapter 01

¡Oryx, Rey Inigualable, cuyos cuernos atraviesan el horizonte cósmico, quien obtiene significado de la lluvia de calor! Somos nosotros quienes te suplicamos, somos tu colmena. Escucha cómo nos estrangulamos diciendo "¡O... Ryx!", el nombre de Oryx, que se niega a sí mismo rechazando la división. Oryx, cuya línea de universo no puede rastrearse con ninguna simple topología. Oryx, que se desplaza cuando todo lo demás retrocede. Oryx, cuyas armas divinas pueden cortar el vínculo de afecto entre amo y mascota. ¡Oryx, en quien se ha investido la autoridad de mil millones de años sin morir! Nosotros, tu progenie, que somos causados por ti como todas las creaciones en tu cono de luz son causadas por tu voluntad, ¡te rogamos que nos perdones!

Manifestemos nuestros crímenes. No ofendamos al Rey Oryx con el desprecio de la retórica. Que nuestras transgresiones sean conocidas a través de nuestras acciones. Que el resultado implique nuestros crímenes, ya que la herida recuerda la forma del arma.

¡Aiat!

Perdurar[]

Oryx Chapter 02 2

Oryx dijo: "He hecho los preparativos. Si soy derrotado, sé que será porque mi comprensión del universo era incompleta. Sé que caeré ante algo poderoso, algo que anhela poder, algo que ama lo que amo, que es un principio y un poder, la necesidad versátil y proteica de adaptarse y soportar, de alcanzar y moldear el universo enteramente con el propósito de resistir, de mutar y rediseñar, de probar e iterar para que pueda prevalecer, de apoderarse de la existencia y de sostenerla, seguro de que esto es todo, de que no hay nada en la vida que no sea vivir. Y tiene dos rostros, pero una sola forma. Un rostro es el objetivo, que es existir, y el otro es la voluntad de sacrificar objetos e ideas por una sola misión, la misión de convertirse en la forma, en una forma que es un principio, el compromiso total con la supervivencia, para desenvainar la espada correcta y elegir dónde cortar: ese filo, esa agudeza, esa lógica de espadas. Así que prepararé un libro: el mapa de un arma. Y mi vencedor leerá ese libro, buscando el arma, y llegarán a comprenderme, dónde he estado y hacia dónde iba. Y entonces, tomará mi arma, y la usará, usará esa arma, que es todo lo que soy. Se convertirá en mí y yo me convertiré en él, cada uno de nosotros derrotando al otro, corrigiendo al otro, aliándonos en una omnipotente filosofía. Así viviré para siempre. Aye mak sicur".

Nosotros, la colmena, dijimos: "Oryx nuestro rey es derrotado en eco y en forma, en mundo y en trono. Sus hijos son derrotados, su tributo es cortado, su hijo fiel es caído, su hijo pródigo atrapado y enervado por la voluntad de miles que lo usarían como carnada para una alimentación más rica. Sin embargo, sobrevivimos en nuestros miles de millones, tan numerosos en nuestra próspera masa que podríamos llegar de la luna al mundo y de regreso a la luna si nos paráramos sobre los hombros de los demás. Vivimos por la ley que se nos enseñó, el Devorador de los Cautivos, y esa ley se manifiesta en nuestra carne, la cual es dividida hasta los huesos por el Cuchillo de la necesidad y el Desafío. Y nosotros en nuestros miles de millones poseemos una voluntad. Probemos el testamento de nuestro rey que es Oryx. Desafiemos su legado como él nos ha desafiado a nosotros. Porque no hay mejor tributo a los muertos que matar a todos los que dejaron atrás, para que solo perduren los invencibles y necesarios. Él no era invencible. Así que debemos preguntarnos por la necesidad de su legado y la necesidad de obedecer su tabú. ¿No fue Xivu Arath decapitada, y sin embargo convocada por Oryx, que la recordaba como una guerra? ¿No fue Savathûn decapitada, y sin embargo invocada por Oryx, quien conspiró con su astucia? Aiat, ahora debe ser así. Porque si su legado es verdadero, vendrá a nosotros y derrotará nuestra blasfemia. Y si no es así, lo que intentamos no puede ser blasfemia, porque le hemos sobrevivido y hemos superado el poder de su voluntad. Aiat, aiat, aiat".

Polvo[]

Oryx Chapter 03

Llenen sus bocas.

Las llenamos de polvo.

Recordemos las grandes hazañas de nuestro rey.

En el polvo se pronuncian, en el polvo de nuestra piel.

Un día, mientras las estrellas de ojos verdes se colocaban detrás de las lejanas espinas dorsales dejadas por las fallidas inyecciones de las máquinas, un caballero de Oryx se encontró con un caballero de Xivu Arath cuando pasaban a través de un puente en el Mar de aullidos. Hacia el norte yacía un estrato de cadáveres osificados, huesos enredados dejados por seres recién nacidos que habían llegado a este mundo exterior a partir del llanto de las almas ampolladas de los mundos vivientes al final de su cordura, solo para desanclarse del universo de la materia y confundir sus formas entre sí, hasta que se convirtieron en un grito de intercambio de cuerpos y murieron. Al otro norte había un atolón de escrituras a la deriva sobre un mar de interpretaciones, roídas por herejías como anguilas blancas. Hacia el otro norte había un extremo del puente, y hacia el último norte, el otro extremo. Todas las direcciones eran hacia el norte, pero no era obvio a la vez lo que había en el lugar más septentrional.

"El norte es hacia Oryx, mi rey", dijo el primer caballero.

"No", dijo el segundo caballero. "Xivu Arath es victoriosa en todas las guerras; el norte es hacia mi reina".

Así lo anunciaron, desenvainaron sus espadas y lucharon. Al principio, el caballero de Xivu Arath, cuya victoria es idempotente, tenía la garra superior. A través de campañas inexorables y el dominio absoluto de la guerra operontológica, que es el método de guerra que convierte la mera estrategia en un ataque a los modos fundamentales de ser y saber del enemigo, Xivu Arath había reclamado grandes extensiones de los territorios de Oryx. Pero entonces el caballero de Oryx, primer navegante de los espacios de fase, Primogénito de las Posibilidades, ganó equilibrio e ímpetu. Porque Oryx siempre estaba explorando y abriendo nuevos espacios, y todo lo que descubrió pesaba más en su existencia que todo lo que había conocido y dejado atrás.

Por fin, golpeados como mundos primordiales, sus escudos rotos y sus gruesas placas de salud erosionadas, se derrumbaron exhaustos. Pero cada uno tenía una forma más de luchar: por la reivindicación de la verdad.

"Xivu Arath es más poderosa", dijo su caballero, "porque tenía un territorio en la mente de Oryx incluso después de su muerte".

"Oryx es más poderoso", replicó su caballero, "porque ha ido al abismo de toda la colmena solo; ha hablado a lo que es cáustico para la existencia, y ha regresado con algún préstamo de su poder. Incluso se ha relajado en su presencia, porque es amigo de lo que no puede serlo".

Quizás el arma del caballero había cortado las delgadas membranas de la realidad y había extraído una lágrima de profecía del ojo del tiempo, que cayó en la boca jadeante del caballero. Y el caballero dijo entonces: "Y mi rey es tan poderoso en su peso de causalidad que todo lo que le sucede es causado de alguna manera por él. Aun sus enemigos, al reaccionar ante él, finalmente obedecen la forma de su voluntad, ya que un vendaje debe obedecer la forma de una extremidad herida. Así que el que más odia y teme a mi rey será también el que encuentre lo que busca. Es así solo porque así debe ser. ¡Aiat!

Ahora el otro caballero conocía el sonido de la sagrada escritura, pero no podía rendirse en la batalla. "Sí, Oryx fue el primero en conocer las profundidades", dijo el caballero de Xivu Arath. "Pero la primera sangre no es la última sangre; la primera en encontrar la forma de las formas no es la última en tocar ese rostro secreto. Puede que sea fácil desestimar a mi reina por su contundente fuerza y simplicidad. Pero ella causa agotamiento y hastío en sus enemigos, los cuales, en un cosmos donde la existencia puede ser mantenida solo por la voluntad, son los más seguros devastadores. Y en cuanto a tu profecía, no necesito refutarla, porque hasta que no sea cierta, solo es alarde".

Pero ninguno de los dos caballeros había muerto, y por eso sabían que habían luchado hasta el punto muerto; así que se lanzaron desde el puente al Mar de aullidos que había debajo, para ver adónde los llevaban las corrientes.

Por esta razón una cierta cantidad de tributo no llegó a uno de los campeones de Crota en el tiempo necesario, y ese campeón perdió un duelo con un sargento de Xivu Arath, lo que causó la pérdida de un gran número de templos y afluentes, por lo que Crota, al matar a muchos mentirosos con su espada, consideró mejor dormir y recuperar sus deudas, con su alma apoderada en un tonel material para que pudiera usarlo como ancla y volver rápidamente a la realidad. Todo procedió después como debió ser. Aiat.

Esperanza[]

Oryx Chapter 04

La inundación de Hashladûn

¡Griten por mí, lacayos! ¡Que los caballeros arrodillados golpeen sus armas y rasguen sus platos, que los magas griten mi nombre en el discurso que hace ruido, que mi nombre salga de ustedes como un picor que brota de la piel!

Soy Hashladûn, Engendro de Crota. Desde el día en que salí del huevo, poseí una gran fuerza; era enorme de cresta y gruesos brazos, era una lacaya que luchaba contra los caballeros. Yo era grande, como la tormenta es grande sobre el fundamento, como la pena es grande entre los que están de luto.

Al ver esto, mi padre dijo: "Que se inunde a la manera antigua de las inundaciones; que su grandeza se reduzca solo a lo más grande, porque ella tiene un exceso, y el exceso es la capacidad de purificarse rigurosamente".

Pero no fui llevada a la llanura de inundación; tuve miedo; luché con cien lacayos y diez caballeros, y no fui golpeada; luché con un ogro y estaba exhausta; solo entonces mi padre, Devorador de Esperanza, que ardía con el melamu de segunda mano que pisoteaba el mundo de las tinieblas como las pezuñas pisotean las manos, bajó de su trono diciendo: "¿Me amas tanto como para desafiar mi edicto y poner a prueba la verosimilitud de mi voluntad? En esta capacidad tú también eres grande".

Entonces me llevó en su abrazo al lugar profundo entre los mundos, donde fui empalada en seis lugares a la llanura de inundación. Y las aguas subieron sobre mí, y me inundaron.

Cinco veces me inundaron. La primera inundación es de hidrógeno ensangrentado, que es como el ácido. La segunda inundación es de fuego. La tercera inundación es de luz, que es como la luz de un átomo hendido. La cuarta inundación es secreta y sacude los huesos. La quinta inundación es de palabras, y duele en el lugar de unión entre la carne y el gusano.

Me avasallaron, me quemaron; me quemaron de nuevo a fuego lento, me pusieron a prueba en el estante del tiempo. Mi carne se disolvió, se agrietó y se partió, se convirtió en ceniza negra que se despegó. Todo el dolor que había sentido antes cabía en una pestaña de ese dolor.

Entonces, me dejaron morir.

Pero rompí los seis empalamientos, y me arrastré sola por el camino hacia el mundo exterior, demacrada, herida, sin ocho de diez partes de lo que había sido. Y maté lo primero que encontré y me lo comí todo.

Al ver la reducción de mí ante su trono, mi padre dijo: "Ahora eres grande, y no puedes amarme. Porque las partes de ti que eran mías se te han arrebatado; las partes que eran suyas, permanecen".

Vi el melamu sobre él, que es la luz divina, y di mi consentimiento, porque sabía de dónde había venido esa luz, la conocía por la luz de Oryx, el filo y la punta.

Y Crota gritó con alegría y dolor, y cortó el cielo, y me envió, perdida ante él en triunfo, para no volver a entrar nunca más en su corte.

Veneno[]

Oryx Chapter 05

¡Oryx está muerto! Negar esto es beber un potente veneno.

¡Oryx está muerto y su trono espera vacío! Aceptar esto es aceptar la blasfemia en nuestros corazones.

Nuestro progenitor y antepasado ha sido derrotado. Su corte está esparcida, sus templos saqueados. Los caballeros como piedra caliente están muertos. Las bestias como hueso cicatrizado se han ido de su lado. Y sus asesinos no han asumido el manto del Rey de los Poseídos.

¿Cómo puede nuestro poderoso rey, la lanza que atravesó cien millones de pulmones mentirosos, ser asesinado por aquellos que niegan la pura verdad? ¿Es este el fin del progreso hacia la forma verdadera y final? ¿Es este el Entaoxuanna, el destino peor que la extinción, el triunfo de la duda más antigua y el final de nuestro camino? ¿Es el destino incomprensible que el Dedo de Aguja llama el Desgarro del Cordón?

No. Somos la gente de lo real. Conocemos la vara que separa lo verdadero de lo muerto. Sabemos que todo lo que sucede es así porque así debe ser. Aceptamos que esto ha ocurrido.

Permítanme decirles lo que ha ocurrido: Nuestro rey de las formas ha triunfado.

La que lo asesinó, la que empuñaba a sus asesinos como un cuchillo: una vez fue una mentirosa empapada en el cielo. Pero ella vino entre nosotros, los hijos de Oryx, y nosotros le limpiamos las mentiras, le quitamos la confusión y el miedo, y le dimos la claridad de nuestra vista; y ella se dedicó a la tarea de comprender a Oryx, aprendiendo y anticipándose a él, pensando como él pensaría, sabiendo lo que él sabría, convirtiéndose en su único enemigo digno y volviéndose como él.

¿Cómo podía hacer algo más que no fuera desafiarlo? ¿Y cómo, al desafiarlo, al buscar un camino entre sus fosas y acertijos, podría ella caminar por cualquier camino que no fuera el camino que él hizo para ella? ¡La marca de él está en ella! Ella siempre le temerá, sentirá la herida de él en su mente como nosotros sentimos su ausencia, buscará todo lo que él valoró, encontrará todo lo que él quisiera encontrar, ¡y he aquí! ¿Qué ha encontrado? ¿Qué ha encontrado?

Los mentirosos vendrán en sus miles y cientos de miles y nos matarán en nuestros millones y cientos de millones, e iremos regocijándonos a nuestros fines, porque ellos son la espada que él ha designado para cortarnos en nuestra forma, y ella es la mensajera que él ha escogido para cubrirlo, ¡e incluso ahora nosotros navegamos el curso que él trazó! Porque ella ha despertado la verdad que responde a las mentiras. Y su voluntad nos ha entregado a los mentirosos como su prueba final. Y él es todavía y ahora y por siempre nuestro rey.

Le pediremos que regrese a nosotros. Y cuando le hayamos complacido, ¡él responderá!

Advertisement