Destinypedia
Advertisement
Cuentos luminosos

Cuentos luminosos es un Libro de Historia introducido en la Reina Bruja. Las entradas se desbloquean encontrando las polillas de Luz en el Mundo Trono de Savathûn.

Pickman[]

No resientas mis dudas. El mío es un prejuicio compartido por muchos: el pincel de la evolución creó en la colmena una terrible anatomía para provocar miedo. Después de todo, mirar esas cosas es repugnante. No hablo como un provinciano supersticioso temeroso de la oscuridad, sino como un espectro bien versado en el idioma del sufrimiento.

Mira a este: lo llaman caballero, a este pecado que se pudre sobre una losa. ¿Lo que confiere un título de caballero ahora solo es la fuerza bruta? Tengo poca compasión por la burla del universo sobre los ideales caballerescos.

En contraste, me identifico a mí mismo como una criatura de fuerza moral y razonamiento sólido, y, como tal, creo que estos rasgos me permiten juzgar con tan poca compasión… pero, por desgracia, también estoy afligido por una naturaleza muy curiosa e inquisitiva. Es por eso que, cuando mis compañeros degradados partieron para encontrar la unidad con la colmena, me vi obligado a presenciar su descenso.

No para compartirlo, por supuesto. Dudo que compartamos algo más que ser una especie y el oscuro impulso que sin duda todos sentimos.

Sin embargo, mientras los observaba, no pude engañarme a mí mismo para negar la elegancia de verter la Luz en toda su gloria multifacética en estos avatares de terrible complejidad. Es una geometría siniestra, pero tiene una cierta belleza. Al mirarlos con un ojo sin el filtro de las sutilezas, uno puede ver que los impulsa una pureza de propósito diabólica. Derraman la confianza como un viticultor embriagado con sus propias reservas.

Es una lástima que esta pureza y confianza se nivelaron cuando la imperdonable quintana golpeó a nuestro gran Viajero y deshizo sus obras.

Me estremezco ante la facilidad con la que mis camaradas ignoran tal lógica básica. ¡Estos son combatientes de la colmena! Discípulos de esa iglesia profana que humilló a nuestro creador. Golpearon su corazón y fracturaron una conflagración rugiente en diez mil motas que parpadearon en el viento. En su fervor, ellos… desempeñaron una especie de papel de matrona para los guardianes.

Para los espectros.

Para mí.

Causa y efecto. Legado. ¿Es esto lo que ven los otros espectros? ¿Por qué se siente… bien? Entonces, con su fundamento de lógica, ¿cuál es mi vacilación excepto una especie de… superstición provinciana?

Tres-Cero-Tres[]

Tres-Cero-Tres flotaba en las sombras mientras su modesta bandada de espectros escaneaba las ruinas. Durante siglos, habían buscado en toda la salpicadura seca de un mundo caído, cada uno con la esperanza de encontrar su premio. Ella siempre miraba sabiendo que nunca encontraría lo que necesitaba… y estaba tan segura como ellos, quienes pensaban que sí lo harían.

El alegre sonido de una campanilla atravesó el aire y el humor de la pequeña espectro se hundió. No era un sonido que escuchara a menudo, pero reconocía la melodía que anunciaba que su grupo se había reducido. El señaló hacia el otro lado de la intersección caída, en donde Trill le dio un consejo vacío a un guardián tembloroso como un ciervo recién nacido mientras los otros miraban. Tres-Cero-Tres se giró y se quejó. Quiso sencillamente ignorarlos.

Si se lo permitían.

"¡Tres!". Peris se balanceó y prácticamente rebotó sobre ella. "¡Tres, Trill encontró a su guardián! ¡Ven a felicitarla!".

La ira se encendió al rojo vivo. "¡¿Felicitarla?! ¿Estás…? ¿Sabes qué? Está bien". Tres-Cero-Tres giró hacia la celebración espontánea y levantó su voz. "¡Oye, Trill! ¡Felicidades por abandonarnos a todos!".

"Tres…".

"¿Qué? ¡Estoy MUY FELIZ por ella! No estoy resentida en absoluto por nuestra devoción fanática a los humanos muertos, ¡la especie que ni siquiera pudo detener a la Oscuridad la primera vez!".

"¡Tres, este no es el momento!".

"¿Cuándo es el momento, Peris? ¿Cuándo vamos a empezar a hacer preguntas? ¿Por qué decidimos arbitrariamente dedicarnos a estas criaturas débiles para siempre? ¡No son aptas para llevar la Luz!".

"Tres… ¿no puedes al menos alegrarte por nosotros?". La voz de Trill era suave.

Tres no dijo nada.

"Esta es la forma en que formamos una familia más grande y servimos a un propósito superior. De eso se trata. Pero tal vez… si después de todo este tiempo, todavía no puedes compartir eso con nosotros…". El hizo una pausa. A menudo había estado muy cerca de decir esto, pero siempre se arrepentía antes. "Entonces quizá no deberías buscar con nosotros".

Tres flotó y dejó que el ultimátum surtiera efecto. "Está bien".

No había nada más que decir después de eso. Uno por uno, el resto se alejó y reanudó su trabajo.

El dudó un momento. "Adiós, Tres", susurró ella. "Espero que encuentres a tu familia".

Tres-Cero-Tres se giró y vio hacia el cielo nocturno. Las estrellas centelleantes le devolvieron la mirada como un millón de ojos que la juzgaban.

Pero lo supo entonces, al contemplar los espacios tranquilos entre ellas… eran su familia.

Krill[]

TIPO: ARCHIVO MÉDICO PRIVADO<br PARTICIPANTES: Un [1] clase espectro, nombre Krill
AFINIDADES: Luz; Estirpe Luminosa
//TEXTO DESCIFRADO//
//TRANSCRIPCIÓN A CONTINUACIÓN//

Ubartu-ana me culpa a mí. Naturalmente. Insistió en nombrarme Krill en nuestro primer intercambio porque afirma que soy tan pequeño e inútil como las débiles plagas de las que evolucionó la colmena. La crueldad y la sospecha son su naturaleza, pero hacen que sea un médico muy deficiente.

Aun así, el veneno es una hipótesis lógica, aunque ignorante, para la condición.

Los pacientes reportan varios síntomas: cambios de humor, dolor de cabeza e insomnio. El síntoma principal siguen siendo las protuberancias. Dudo en llamarlas "tumores"; no hay signos de metástasis. Después de todo, es preciso utilizar la terminología adecuada.

—-

Después de una torpe cirugía exploratoria en mi funcionamiento interno, Ubartu-ana parece contento de que no soy una especie de caballo de Troya. ¿No sería irónico? Espectros enviados a traer a la colmena de vuelta de más allá de la muerte solo para eliminarlos dispersando manchas patógenas en lugar de la Luz.

Como dije: es ignorante.

—-

Hicimos la biopsia de una docena de protuberancias. No hay resultados claros. Las masas internas son primitivas y protoplásmicas… poco más que líquido intersticial y aminoácidos proteolíticos. Sopa primordial, como dicen los humanos. No hay signos de infección, pero, curiosamente, el revestimiento de estos "quistes", por falta de un mejor término, parece estar saturado de células inmunes. Debemos realizar más biopsias.

—-

¡Tenemos avances increíbles! La biopsia 37 dio resultados agresivos. Perforé un quiste y no descubrí líquido, ¡sino vida! ¡Un artrópodo alado me atacó! Supongo que porque quería defender a su anfitrión. Quedó poco de su cuerpo después de la destrucción, pero parece estar hecho más de energía que de carne. Planeo tomar el siguiente espécimen vivo para efectuar una vivisección.

—-

Confirmado: los artrópodos alados, a pesar de tener una estructura energética, ¡también contienen células de la colmena! Teorizo que la fisiología de la colmena, que no está acostumbrada a la exposición a la Luz, está intentando aislarla como si fuera una infección. La Luz y su estructura organizan el sebo desechado dentro y lo convierten en células imaginales, lo que inicia una especie de holometabolismo.

Increíble. ¡Los propios cuerpos de los combatientes de la colmena transforman la Luz en un parásito! ¡Qué maravillosa adaptación!

—-

Están elogiando a Ubartu-ana por "su" descubrimiento, por lo que ahora percibo la verdadera poesía en mi nombre: todo lo valioso en él proviene de mí.

Euloch[]

¡Levántate otra vez, Luzaku! ¡Aiat! ¡Levántate y recupera la lógica que este hereje ganó por tu muerte! ¡Sí, ármate y desaparece a la plaga de guardianes! El falso heredero de la Luz se engordó con tu debilidad. ¡Hazte fuerte para debilitarlo!

¡Sí! Yace roto como el Mástil del Don, pero ten cuidado. Sí… ¡mira! Su espectro lo reanima de nuevo y tu victoria se amarga.

¡Cuidado con las balas! Báñate en la lluvia de metal y límpiate, ¡no te ahogues! ¡Levanta tu triturador! Es tu tutor para estudiar la forma de tu enemigo.

¡Aiat!

De nuevo, yace en la ruina. Y aprendiste bien tu lección, sí, al apoderarte del espectro.

La lógica de esta baja te hará fuerte. Con este espectro, aplastas no solo al enemigo ante ti, sino a todos los enemigos que podría haber sido. Es todo su valor en tu mano, míralo.

Sí. Mira cómo tiembla. Tan frágil. Escúchalo describirte en tu victoria. Tómalo ahora, en este momento de máxima verdad, embriágate con la victoria, y, en la juerga, conoce el valor de esta cosa.

¡Aplasta al espectro!

¿Por qué te quedas, Luzaku? ¿Qué hay que aprender con los ojos que no aprenderás con el puño? ¿No quieres ser algo real? ¿Algo que dure para siempre?

¿Por qué me miras? Los niños son curiosos. Los humanos son curiosos. ¡Pero la colmena es fuerte! Tu entendimiento viene al vencer cosas. ¡Así que hazlo!

¡No! ¡Está libre!

¡Esto es lo que logró tu especulación, Luzaku! Fracasaste, y ahora las mareas del universo te erosionarán hasta convertirte en polvo sin sentido. ¡Todo lo que podrías haber llegado a ser se escapó de tus dedos torpes! El guardián regresará, limpio y hambriento de su muerte. ¿Y luego?

Luego, morirás. Aiat.

Fynch I[]

Tienes que entender… ninguno de nosotros vino aquí con grandes planes. ¡Ninguno de nosotros! Sentíamos… como una urgencia. Así que la seguimos, pero solo entramos en un mundo que se rehacía a sí mismo. La Luz sencillamente arremetía contra la Oscuridad. ¡La golpeaba! Las montañas se sumergían en los mares, como azúcar bajo la lluvia. Un Mundo Trono de la colmena rehecho. ¡Por capricho!

No soy lo que podría llamarse un creyente, no después de la Guerra Roja. No después de la Costa Enredada. No después de una vida donde nada me importó solo porque no era la mitad del todo de alguien más. Pero eso… me hizo sentir de nuevo.

Y entonces lo vi —lo que quedaba de él— tirado ahí. Solo este cadáver, muerto hace tal vez cien años. Es mi caballero. Lo miro y SÉ que es mío. Como escuchar una canción por primera vez y que se quede en tu cabeza. Y, en ese momento, creo que algo… algo bueno en mí murió.

Y Veintidós, Kemmasi y Marsella están con sus compañeros, todos portadores de Luz de la colmena. Uno pensaría que sería imposible, pero sin duda todos permanecen ahí. E-I, Quasit, Nacedora, todos están encontrando su propósito. Hay combatientes de la colmena por todos lados… estoy enterrado entre ellos. Y todo el tiempo, todos los espectros que he conocido están diciéndome a gritos: "¡Este es el plan del Viajero! ¿Quién eres tú para cuestionarlo?".

Y pensé… ¿tal vez tienen razón? Quiero decir, podía ver a la Luz recorrer un mundo entero justo frente a mí. Quizás esto fue un punto de inflexión para la colmena. Saber que tu creador te eligió para rehacer una especie entera… sin duda tú también tomarías malas decisiones.

Así que compartí mi Luz. ¿Quién no lo haría? ¿Un par de cientos de tus amigos más cercanos se ciernen sobre ti y un triturador de la colmena que espera si dices que no? Decidí compartir. Llegué a él. Toqué algo profundo.

Y lo que ofreció no era ni Luz ni Oscuridad. Era frío. Estaba mal. Y sabía que llenaría cualquier grieta vacía en mí que la Luz hubiera dejado atrás. Y… elegí hacerlo parte de mí. Ser la mitad de su todo.

Elegí compartir mi alma con un monstruo.

Y la cosa es… que no puedes ser parte monstruo.

Fynch II[]

Ay, no, no, no. ¿Por qué, de entre todas las cosas posibles… me obligaste a hacer esto?

Es cierto que la colmena no era perfecta. En realidad, honestamente, ¡son malvados! ¿Pero tú? ¡Te di una parte de mí! ¡Dejé que me volvieras peor para poder volverte mejor a ti! ¡Se suponía que entenderías! Eras la única persona que podía hacerlo. ¿Por qué no lo hiciste? Sí, francamente, ¿sabes qué? ¡Esto es tu culpa, no mía!

Ya sé. Ya sé que no quieres estar muerto. ¡Lo sé! ¡¿Crees que no lo sé?!

Vi cómo le disparaste a una guardiana. Y a su ESPECTRO. Muertos. Todo porque podía oírte, dentro de mi mente, que me necesitabas para que te trajera de vuelta. Y yo hice caso. Les hice caso a los demás… y luego a ti… a todos menos a mí mismo.

No esperaba un milagro, pero… ¡esperaba algo!

Sí, ahora estás muerto. Y te escucho, pero no puedo. ¿No lo entiendes? ¡Simplemente no puedo!

Ya no seré quien tire del gatillo. No sacrificaré a la humanidad en tu altar personal. Es que no… no vales la pena. No eres…

Digno.

Y nunca lo fuiste… ¿o sí?

¿Por qué Savathûn tiene la Luz? Debí preguntarme "por qué" hace mucho. Ninguno de nosotros lo hizo en el momento, pero debí haberlo hecho. Ambos sabemos que esto no estaba bien.

Mira, ya no me queda fe en el Viajero, pero sé que… que no me daría un monstruo y me diría: "Conviértelo en un dios". No, no, ambos sabemos que esto no estaba bien. ¿Fue por lástima? ¿Por optimismo?

Tal vez… tal vez es lo obvio: me refiero a que la colmena no acepta obsequios; solo toman lo que quieren. Tal vez engañaron al Viajero. Fue el resultado de una gran estafa. El Viajero no es un simple orbe tonto que puede estafarse. Ghaul lo descubrió por las malas.

Tiene que haber algo más. Tengo que llegar al fondo de este asunto. Y si unirme a ti me condenó… pues el infierno parece un buen lugar para empezar. Voy a descubrir cómo lo hizo. Y no me importa cuánto intentes hacerme cambiar de parecer: te quedarás muerto. ¿Entendiste?

Tú me convertiste en un monstruo, ¿recuerdas? Así que no tienes derecho a quejarte cuando actúo como uno.

Fantasma[]

TIPO: INFORME DE INVESTIGACIÓN PERSONAL
PARTICIPANTES: Un [1] clase espectro, nombre Fantasma
AFINIDADES: Luz; Estirpe Luminosa
//TRANSCRIPCIÓN A CONTINUACIÓN//

Día posiluminación 017. 10:23. Llegué a la escena. La víctima es un lacayo. No identificado. Causa de muerte: fractura de cuello por traumatismo con objeto contundente. Rastros de Luz detectados. Nabenki entrevistó al principal sospechoso; la colmena prefiere hablar con los suyos y no responden a las cosas, aunque sean cosas que los traen de regreso de la muerte.

Escuché la confesión. El sospechoso es un caballero identificado como Urukthalyn, el comandante de la víctima. Reportó que cuando su espectro detectó Luz en la víctima, Urukthalyn lo ejecutó por robo. Caso abierto y resuelto inmediatamente.

DPI018. 13:44. Tres muertes más que siguen el mismo patrón: artefactos internos de Luz y víctimas ejecutadas inmediatamente. Pero las circunstancias plantean más incógnitas. Los lacayos no se asocian con espectros; no deberían ser capaces de recibir ni portar Luz.

Nabenki se encarga de investigar. Sospecha que podría tratarse de una red de contrabando, posible infiltración de humanos o caídos.

DPI018. 14:57. Encontré al lacayo sospechoso; sin identificación, clasificado como PI-7. Las pruebas confirman rastros de Luz. Nabenki empleó técnicas de interrogación estándar de la colmena y extrajo la confesión luego de una larga sesión. PI-7 admitió haber "robado" Luz y guardarla en urnas. Su confesión también implicó a un acólito superior. Pero algo no cuadra.

DPI018. 19:12. Solicité tiempo a solas con el sospechoso para establecer una conexión. Nabenki dudó; no le gusta que le hablen sin que lo pida, pero accedió. PI-7 admitió haber dado una confesión falsa para terminar el interrogatorio "visceral" de la colmena. Afirmó desconocer por completo el origen de la Luz en su sistema. Cuando se le preguntó por la actividad inusual, informó que su simbionte se siente satisfecho sin necesidad de derramar sangre ni ofrendar.

DPI018. 19:33. Le pedí a Nabenki más contexto sobre las ofrendas. Aparentemente, la colmena funciona con un sistema de sobornos energéticos que pagan a los superiores en la cadena jerárquica, en la cual la reina está a la cabeza. Habría sido útil saberlo antes. Sospecho que esta red puede verse afectada ahora por la presencia de la Luz. Nabenki confirmó que la Luz exhibe una "presión negativa" dentro del sistema. Podría estar devolviendo pequeñas cantidades.

Presenté la teoría a nuestro comandante para investigarlo más detalladamente.

DPI019. 06:30. Mi compañera me saludó esta mañana y estableció contacto visual. ¿Posible enfermedad?

DPI019. 07:42. Recomendé que se ejecutara a PI-7 por perjurio; así fue.

Immaru[]

La Luz del Manantial brillaba debajo de ellos. Desde la torre del palacio, Immaru observaba las pulsaciones donde se encontraba con la Oscuridad. Ahí, las olas nuevas erosionaban una costa antigua. Podía verse el destello de los disparos, pero los combatientes no.

Resopló y se estremeció al intentar recordar cómo hablar mientras observaba el ataque no provocado de los guardianes a su Plano Ascendente. "No son mejores que los desdeñados", gruñó entre dientes.

Savathûn dejó de prestarle atención a la suave y dulce música que solo ella podía oír y acarició a su espectro. "Ah, pequeño. Por más leal que seas, aún solo ves sus acciones y no las cadenas que los llevan a lo inevitable. La colmena debe probar y los humanos deben controlar y, si fallan, atacar. No debes tomarlo como algo personal; atacar lo desconocido está en su naturaleza".

"¡Nosotros los espectros no somos algo desconocido!". Immaru rechazó sus muestras de afecto. "Vivimos con ellos. Los salvamos. ¡Y ahora nos destrozan! Son unos malditos desagradecidos…".

"No estarás pensando que te están castigando por desobedecer, ¿verdad?".

"¿Y no es así?". Su voz se había tornado oscura y seca, y se detuvo para volver a centrarse. "Los caídos, los vex, incluso la colmena… todos saben que no se les dispara a los médicos. Pero, al parecer, nadie se lo dijo a estos payasos".

"Tu enojo es comprensible". La Reina Bruja trajo a Immaru una vez más y lo acogió, y este se calmó y dejó de temblar de rabia progresivamente. "Los humanos le temen a la muerte y tú fuiste criado por ellos. Pero la colmena conoce a la muerte como la hermana invisible. Es ella quien te da la bienvenida a casa para descansar… y quien permite salir una vez que demuestras ser capaz".

Immaru se quedó mirando en silencio los destellos distantes de la batalla. "Hermana o no, es hora de que nos defendamos. ¿Tenemos algo como lo que ellos tienen? ¿Algo que mate espectros?".

"La colmena descubrió ese tipo de armas hace tiempo, pero puede que les hayan resultado… desagradables. Supongo que podríamos recuperar la magia, pero seguramente tú y tus compañeros considerarían semejantes tácticas una abominación".

Immaru se dio vuelta y observó los destellos de los disparos de fusil en la costa lejana. "Ya no".

Harmonia[]

TIPO: SPIME/FIREBIRD/AU.6.31309.B
PARTICIPANTES: dos [2] clase espectro, nombres Koro, Harmonia
AFINIDADES: Luz; sin vínculo
//REGISTROS DE SONIDO DE AMBIENTE//
//TRANSCRIPCIÓN A CONTINUACIÓN//

K: …tás loca.

H: ¡No, hablo en serio! ¡Mira esta castilleja! ¿No sería hermoso que mantuviera sus flores todo el año, sin importar si llueve, o si brilla el sol?

K: Quieres darle la Luz… ¿a una planta?

H: No existe ningún reglamento. ¿Por qué no puedo darle la Luz a una planta? ¡O a una paloma! ¡O tal vez a un perro! Si quieres lealtad, consigue un perro. ¡Eso es lo que dicen los humanos!

K: [ININTELIGIBLE] cuando te pones así.

H: Mira, solo creo que es una tontería que debamos darles la Luz únicamente a los humanos. Y a los insomnes; ¿acaso son humanos? ¡Y a los exos! ¡Vamos, son máquinas de pies a cabeza!

H: Todo lo que hacen es pelear por cosas que quieren. Quieren lumen. Quieren gloria. Quieren conocimiento. Sea lo que sea, se hacen zancadilla entre sí para tratar de conseguirlo. ¡Mira lo que le pasó a Cayde-6! Consiguió la Luz, pero luego se fue solo en busca de fama, diversión, o lo que fuera, ¡y logró que lo mataran a él y a su espectro!

K: Ay, está bien. Si eso es lo que sientes, entonces ve a revivir a una planta. Crea un vínculo con un geranio y quédate en una ventana todo el día.

H: Na. Creo que sería mejor revivir a un combatiente de la colmena.

K: ¡¿Qué?!

H: Quiero decir, no es en serio. Es solo… una idea.

K: Estuviste leyendo esos horribles Libros del Dolor que todo el mundo está compartiendo, ¿verdad?

H: Un poco. Solo creo que la humanidad podría aprender mucho de ellos. Es genial como toda la colmena tiene un propósito único por el que todos trabajan juntos, ¿sabes?

K: ¡Sí, el propósito único de destruir el universo!

H: No, de sobrevivir al universo. ¿Y no es eso lo que hacemos con nuestros guar…

//FIN DE LA TRANSCRIPCIÓN. SUJETOS FUERA DE ALCANCE.//

Jynx[]

Un tintineo electrónico irrumpe el silencio de las profundidades… un himno alegre y eléctrico en una catedral de huesos. Los lacayos se asoman, pero su curiosidad es fugaz y se marchan rápidamente. Jynx no tiene tiempo de enseñarles sobre música. Necesita concentrarse.

Su acólita merece ser perfecta.

Detiene su melódico tintineo y les da un último empujoncito a las falanges desacomodadas para que vuelvan a su lugar. Ningún espectro necesita el cadáver completo para traer a su compañero de vuelta, pero este cuerpo, el cuerpo de SU compañera, era un lienzo sagrado. Merecía tanto amor y consideración como la pintura misma. Y con cada falange de vuelta en su lugar, ¡la expectativa se volvía más hermosa!

La pequeña espectro observa el cuerpo, colgado y empalado, con el centro grotescamente atravesado por una de las espiras góticas que la colmena adora. Habría preferido ponerlo boca abajo, algo más ceremonial y apropiado para el momento sagrado en el que la vida regresa a la carne muerta. Su guardiana merece la perfección, pero el destino les impone demasiadas limitaciones a los pequeños orbes sin manos, y Jynx había aprendido hacía tiempo a aprovechar al máximo las circunstancias desagradables.

Examina el cuerpo una vez más. Todo está en su lugar. "¡No tengo nada que envidiarle a Pigmalión!". Con la aleta de su carcasa le toca la mejilla hueca, segura de que ese gesto se convertirá en una muestra de afecto entre las dos.

Jynx toma distancia y, con solo un momento de pausa para sentir las mariposas en… bueno, no en su estómago, pero en algún lugar… su carcasa gira y se divide; es un planetario de maravillas que baña de Luz a su acólita. El dedo acomodado cariñosamente se mueve primero, se retuerce y se estira, y con un ruido horrendo que parece algo entre una succión y un grito, lo que antes era un cadáver se libera de la estaca que le atravesaba el pecho.

"Estás viv…".

La acólita lanza un ataque feroz con una de sus extremidades retorcidas, tira a Jynx al suelo y le reprocha con un grito gutural. Sus garras frágiles se clavan en la empuñadura maltrecha de un triturador y la acólita se lo lleva con desesperación a sus fauces mientras grita. El gatillo se aprieta y ella cae inerte. Otra vez.

Jynx se queda mirando hacia abajo por un momento, con la mirada fija en el dedo reconstruido minuciosamente, que ahora yacía inerte sobre el gatillo del arma.

Se inclina y luego levanta su lente con un resoplido. "¡Puedo seguir con esto tanto como tú!".

La aleta de metal de su carcasa toca con afecto el cuello sin cabeza antes de que Jynx comience de nuevo, mientras su voz cobra un tono alegre una vez más. "¡Tarde o temprano, serás mi mejor amiga!".

Advertisement