FANDOM


En obras
Este artículo está en construcción por uno o varios usuarios
Cita inicio La colmena manipula el mundo físico de formas que no llegamos a comprender del todo. Ha excavado un reino en las profundidades de la corteza inerte de la Luna, y allí acecha, silenciosa y enterrada entre muchos oscuros y terribles secretos, para recordarnos el increíble poder que provocó el Colapso.

Cita final

—Descripción de Destinythegame.com[1]


La Colmena es una raza extragaláctica de macabros alienígenas no-muertos que adoran y sirven a la Oscuridad. En el Sistema Solar, tienen presencia en la Luna, donde han construido la Boca del Infierno y disputan el área con los Caídos, ciertas regiones de la Tierra, alrededor de Saturno, donde órbita el Acorazado, las regiones heladas de Marte y Titán, donde infestan las Arcologías.

Descripción

Cita inicio Las sombras engendran pesadillas que se alimentan de nuestra moribunda esperanza. Cita final

—descripción del Grimorio


La Colmena es una raza antigua nacida de un pacto con los Dioses Gusano. Las estructuras de la Colmena se adentran en lo que reclaman, sin prestar atención al daño causado en el proceso, creando cavernas vinculadas y columnas góticas; estos espacios subterráneos se asemejan a una mazmorra recientemente levantada después de un período prolongado bajo el agua. Son capaces de manipular el mundo físico de maneras que la humanidad solo puede comenzar a imaginar, y han sido testigos de que la Oscuridad consumió innumerables mundos en el pasado.

La Colmena no es un ejército enemigo tanto como una fuerza creciente. Basan toda su existencia en el exterminio de otras formas de vida, especialmente aquellas que siguen el camino de la Luz y el Viajero, y abordan su tarea con fervor religioso. Para la Colmena, matar y conquistar no son simplemente actos de guerra, sino de culto.

Historia

Fundamento

Cita inicio El Fundamento es muy grande. Somos lo más pequeño que hay en él. Si no entiendes algo, seguramente te matará. Mi profesora dice que este es el motivo por el que nuestras vidas son tan cortas. Así podemos procrear y adaptarnos rápidamente. Cita final

Xi Ro


El origen de la Colmena se remonta a un gigante gaseoso llamado Fundamento. Hace mucho tiempo, la Proto-Colmena estrelló su mundo natal en Fundamento, aparentemente para esconderse de algo desconocido. Los fragmentos de este mundo se convirtieron en una serie de continentes que flotaban sobre un mar llamado Océano de Fundamento dentro de una capa de la atmósfera del planeta, y la Proto-Colmena finalmente construyó una escasa civilización sobre ellos y olvidó su antigua historia. Además de la Proto-Colmena, Fundamento era el hogar de otros cientos de especies inteligentes, y sus cincuenta y dos lunas estaban habitadas por los Amonitas, quienes estaban supervisados por el Viajero.

La vida era rápida y dura para la Proto-Colmena, con una esperanza de vida natural que rara vez superaba los diez años en Fundamento, aunque las hembras consumían "gelatina de la madre" para vivir más tiempo y ser capaces de engendrar. En términos de riesgos ambientales, Fundamento era casi inhóspito. El Océano de Fundamento era tóxico, los cielos eran eternamente tormentosos, la lluvia venenosa y a veces corrosiva, los rayos tenían la potencia suficiente para vaporizar a cualquiera que golpeara, las "nubes vivientes" llamados Feliciclones se aprovechaban de la población, y la Proto-Colmena frecuentemente luchaba con cada uno.

Los progenitores de la Colmena contemporánea fueron Xi Ro, Sathona y Aurash, las tres hijas del Rey Osmio que gobernó el continente llamado la Corte de Osmio. Cuando el Rey Osmio tenía diez años, cayó en la locura, temiendo un evento llamado Sizigia en el que las cincuenta y dos lunas de Fundamento se alinearían y crearían un maremoto masivo en el que el Dios Ola destruiría las civilizaciones de Fundamento. Taox, una madre estéril que sirvió como maestra de las hijas del Rey, temía que las herederas del trono fueran demasiado débiles para suceder al rey e invitó a un reino rival, los Bebedores de Helio de la Corte de Helio, para invadir la Corte de Osmio, matar a la familia real y permitir que Taox gobierne la Corte de Osmio como su regente. Los Bebedores de Helio invadieron y mataron al Rey Osmio, pero las tres hermanas, de dos años en ese momento, escaparon en una nave y prometieron vengarse del Rey Helio y Taox.

Después de viajar un año por el mar, las hermanas rescataron del Remolino Shvubi una antigua nave de alta tecnología que llamaron "Nave Aguja". Xi Ro quería venderlo en el Atolón de Kaharn, un lugar de reunión de muchas especies de Fundamento, para recaudar suficiente dinero para contratar un ejército mercenario, pero Aurash quería tomar el mando de la nave. Sathona se puso del lado de Aurash, impulsada por un gusano que su padre había mantenido; el gusano había aparecido en las costas de la Corte de Osmio y aparentemente estaba muerto, pero Sathona podía escucharlo hablar. Las hermanas pasaron los siguientes dos años reactivando la nave, hasta que Aurash decidió usarla para cumplir su propósito: quería sumergirse en el núcleo de Fundamento con la esperanza de aprender un secreto que evitaría la Sizigia.

Mientras descendían, las hermanas se encontraron con una vasta criatura llamada Leviatán, una discípula del Viajero. El Leviatán advirtió a las hermanas que no siguieran adelante, diciéndoles que enfrentaban una elección entre el Cielo y las Profundidades, la Luz y la Oscuridad, el camino de la vida y el camino de la muerte. Las hermanas rechazaron al Leviatán, incapaces de aceptar que su gente sufriera, y en su lugar decidieron seguir al gusano que Sathona había salvado, lo que los instó a seguir descendiendo.

El Pacto

Cita inicio Queremos ayudaros, Príncipes. Os ofrecemos un trato a cada uno... una simbiosis. Cita final

Yul, el Gusano Honesto


En las profundidades del Océano de Fundamento, las hermanas se encontraron con los Gusanos, quienes obtuvieron su poder de la Oscuridad misma: Yul, el Gusano Honesto, y Eir, Xol, Ur y Akka, los Gusanos Virtuosos. Los Dioses Gusanos afirmaron que habían vivido y crecido en las profundidades de Fundamento durante millones de años, atrapados por el Leviatán y el Viajero. Habían llamado muchas especies a Fundamento, esperando que una fuera lo suficientemente tenaz como para encontrarlos. Ofrecieron la inmortalidad a las hermanas si a cambio se permitían ser anfitriones de las larvas de los Gusanos, con la advertencia de que si dejaban de obedecer a su naturaleza (El deseo de Xi Ro de probar su fuerza, la astucia de Sathona y la curiosidad de Aurash), sus gusanos los consumirían. Además, cuanto más fuertes se volvieran, mayor será el apetito de sus gusanos.

Las hermanas aceptaron el pacto. Xi Ro tomó la forma de un caballero y se convirtió en Xivu Arath; Sathona tomó la forma de una madre y se convirtió en Savathûn; Aurash tomó la forma de un rey y se convirtió en Auryx, Rey de la Colmena. En los años posteriores, los hermanos regresaron con su gente y extendieron los gusanos entre ellos, creando a la Colmena y permitiéndoles liberar la Corte de Osmio, luego llevaron a Taox y a las otras especies de Fundamento al Atolón de Kaharn para que construyeran naves que les permitieran salir de Fundamento.

Desde entonces, han emprendido la guerra contra el resto del universo, exterminando a otras razas como los Amonitas, la Ecúmene, los Dakaua, la Armonía, los Qugu y los Taishibethi.

Campaña de Destrucción

Cita inicio Necesitamos campeones. Cruzados. Ayúdanos a salvar el universo. Ayúdanos a exterminar aquello que quiere acabar con todas las esperanzas. Juraste cumplir esta misión por el pacto del gusano. Cita final

—Dioses Gusanos


Cuando la recién nacida Colmena forzó un ultimátum en la Proto-Colmena restante para aceptar a los Gusanos o perecer, Auryx dirigió su atención a las lunas de Fundamento y a los Amonitas que se habían aliado con el Viajero y dieron asilo a Taox. Inicialmente estaba dispuesto a negociar con los Amonitas pero fue asesinado como castigo por Savathûn, bajo la presión de los Gusanos. En lugar de morir, el alma de Auryx pasó al Reino Ascendente, donde su alma residió hasta que regresó al reino mortal. Reprendido, Auryx fue purgado de simpatía y buena voluntad, convirtiéndose en un tirano despiadado. La Colmena abrumó a los Amonitas, mataron al Leviatán y obligaron a Taox y al Viajero a huir.

Auryx y sus hermanas lucharon y se mataron mutuamente regularmente como parte de su culto a la Lógica de la Espada y su intento de convertirse en las espadas más afiladas del universo, dirigiéndose a sus mundos trono cuando son derrotados. Su guerra de venganza contra Taox se había transformado en una campaña de genocidio, cuando mataron al Qugu y otras civilizaciones interestelares para alimentar a sus gusanos. Los señores de la Colmena también establecieron sus mundos trono del Reino Ascendente, con Auryx nombrando al suyo "La Guerra Suma".

Durante la guerra con la Ecúmene, Auryx se dio cuenta de que los Dioses Gusanos lo habían engañado a él y a sus hermanas: el apetito de sus gusanos estaba creciendo más allá de su capacidad de alimentarlos con la muerte. Al reunirse con sus hermanas en su Reino Ascendente, rodeado de sus sirvientes (algunos de los cuales los despreciaban por mostrar debilidad) se desesperaron en su dilema. Cuando sus hermanas ofrecieron su poder para ayudar a Auryx a encontrar una manera de salvarlos, Auryx las mató, luego usó ese poder para confrontar a su dios patrón Akka, el Gusano de los Secretos. Auryx mató a Akka para poder robar su habilidad de invocar las Profundidades y creó las Tablas de la Ruina, lo que le dio el poder de poseer. Con su transformación completa, Auryx ahora era Oryx, el Rey de los Poseídos.

Durante la posterior guerra con la Ecúmene, Oryx revivió a Xivu Arath en un acto de guerra, y revivió a Savathûn en un acto de astucia. Luego decretó el sistema de diezmos: cada Colmena mataría a sus enemigos, tomaría el tributo para alimentar a su propio gusano y diezmaría el resto a sus superiores. Los Lacayos diezmarían a los Acólitos, los Acólitos diezmarían a los Caballeros o las Magas, los Caballeros y las Magas diezmarían a la Colmena Ascendente, aquellos que comandaban legiones de guerreros y se ganaban el derecho de entrar en los respectivos mundos trono de los dioses de la Colmena. Toda esa violencia eventualmente llegaría a Oryx, Savathûn y Xivu Arath, permitiendo que sus gusanos se alimenten de la violencia mientras continuaban invocando sus naturalezas internas.

Temiendo estarse convirtiendo en un nihilista, Oryx finalmente decidió engendrar a su propia progenie. Los resultados de esto fueron Crota, Hijo de Oryx, y las gemelas Cantoras de Muerte, Ir Anûk e Ir Halak. Un día, las Cantoras de Muerte estaban refinando sus canciones y se les ocurrió la idea del Alma Suprema. Intrigado, Oryx ordenó a Crota que vigilara a sus hermanas para que pudiera aprender algo de ella. Pero mientras Oryx estaba estudiando las Profundidades, Savathûn engañó a Crota para que usara su Machete para cortar un portal en la Guerra Suma, permitiendo que el Vex entrara. Durante cien años, los hijos de Oryx hicieron la guerra con los Vex, quienes dedujeron rápidamente que adorar la Lógica de la Espada y las Profundidades eran clave para alcanzar el poder en la Guerra Suma. Sin embargo, aunque la Colmena pudo dominar a los Vex, no pudieron expulsarlos, ya que perdieron demasiado poder al ingresar a la confluencia de los Vex. La situación se volvió tan severa que el Dios Gusano Eir exigió que Oryx regresara e impusiera el orden. Regresando rápidamente a la Guerra Suma, Oryx usó sus poderes para poseer a los Vex y limpiar su mundo trono. Enfurecido por la imperfección de su hijo, Oryx arrojó a Crota a la red de portales Vex, decretando que volviera victorioso o muerto. Al principio, Crota resintió a su padre por su aparente abandono, pero después de un tiempo llegó a comprenderlo y construyó templos en honor a él y a las Profundidades, convirtiéndose en un vínculo vital en el diezmo de muerte de Oryx y logrando la misericordia. Sin embargo, Oryx reconoció que la amenaza de los Vex al invadir su mundo trono no pudiera volver a ocurrir, por lo que trasladó la Guerra Suma a un poderoso Acorazado tallado de los restos de Akka.

Durante la campaña de la Colmena contra la Armonía y el Vex, Quria, Transformada de la Hoja, presentó a Oryx una simulación de su antiguo yo, Aurash. Oryx miró la simulación con diversión, mientras que Aurash miró a Oryx con horror, exigiendo saber qué había hecho con sus hermanas y su gente. Al final, Oryx poseyó a Quria y se lo presentó a Savathûn como regalo. Cuando ella le preguntó qué pruebas tenían de que estaban haciendo lo correcto, Oryx simplemente respondió que la existencia de la Colmena era prueba suficiente en sus convicciones de vivir eternamente según la Lógica de la Espada. Después de la guerra con la Armonía, Savathûn decidió establecerse junto con su flota en el agujero negro donde vivía la Armonía, alegando que se volverían más fuertes para ello, mientras que Xivu Arath y su flota se alejaron de Oryx ya que sintió que la restringía demasiado. Oryx continuó su cruzada solo y reflexionó sobre el futuro.

La Furia de Crota

Cita inicio El enemigo al que nos enfrentamos en la Luna pretende invadir ahora la Tierra. Nadie sobrevivirá si lo logran. Primero se alzarán los Sables de Crota, y después cada uno de sus discípulos que acecha a estos mundos tratará de invadir la Tierra. Si logran invocar a Crota aquí, podríamos perderlo todo. Cita final

Eris Morn


Tras perseguir al Viajero hasta el Sistema Solar poco después del Colapso, Crota y su progenie invadieron la Luna y ahuecaron su superficie en una luna de guerra; permaneciendo en silencio mientras construían su fortaleza durante siglos hasta que la amenaza de su existencia se desvaneció en el mito.

Durante la Era de la Ciudad, Rezyl Azzir se convirtió en el primer Guardián en llegar a la Luna en siglos. Siguiendo antiguos misterios sobre la existencia de la Colmena, Rezyl hizo el primer contacto con Xyor, la Bendita, y su prometido Caballero. Frente al consorte de Xyor y la magia de la maga, Rezyl salió victorioso contra el Caballero y escapó a la Ciudad de la imponente amenaza.

Cuando la Colmena lanzó sus naves sembradoras a la Tierra, una escuadra de Guardianes se encontró con la Colmena en las Tierras Oxidadas en la Zona Inundada Oriental; solo un Cazador sobreviviente regresó para advertir a la Ciudad de la primera invasión de la Colmena a la Tierra. Contra viento y marea, los Guardianes apenas lograron repeler su ofensa en la Batalla del Lago Ardiente; sin darse cuenta de la verdadera amenaza que representaba la Colmena, lanzando un contraataque, que más tarde se llamó el Gran Desastre. La Lógica de la Espada resultó ser demasiado para los Guardianes, ya que innumerables héroes cayeron ante las Espadas de Crota, convirtiendo toda la batalla en una masacre. En particular, el legendario Titán Wei Ning, fue asesinado personalmente por Crota, obligándolos a retirarse de la batalla. La Vanguardia y el Consenso declararon la Luna como territorio prohibido donde solo los Guardianes de élite pueden aventurarse.

Para vengarse de los caídos, la Hechicera Eriana-3 lideró a otros cinco Guardianes en un intento para matar a Crota, pero el Devorador de Esperanza logró evadir la muerte permanente con su alma escapando al Plano Ascendente mientras la Colmena se quedó para capturar a cada uno de los miembros de la escuadra. Solo uno de los Guardianes, Eris Morn, sobrevivió atrapada en la Boca del Infierno durante años, solo después de haber escapado como una Guardiana sin Luz y buscando venganza contra Crota y la Colmena.

Años más tarde, un Guardián recién resucitado investigando la Casa de los Demonios descubrió al Enjambre Oculto debajo del Observatorio en la Antigua Rusia. Tras el reciente resurgimiento de la actividad de la Colmena en la Tierra, el Guardian fue enviado a investigar el paradero de un explorador desaparecido cerca de la Boca del Infierno en la Luna. Lo que encontró confirmó que la Colmena dentro del Templo de Crota se estaba preparando para una segunda invasión de la Tierra; esta vez también atacando al Viajero directamente en un ritual para drenar lentamente su Luz usando uno de sus fragmentos. A pesar de los esfuerzos de la Colmena, el ritual fue frustrado, pero la amenaza de la Colmena se mantuvo; uno que sería abordado por el antiguo portador de la luz, Eris Morn.

La Profunda Oscuridad

Cita inicio El enemigo al que nos enfrentamos en la Luna pretende invadir ahora la Tierra. Nadie sobrevivirá si lo logran. Primero se alzarán los Sables de Crota, y después cada uno de sus discípulos que acecha a estos mundos tratará de invadir la Tierra. Si logran invocar a Crota aquí, podríamos perderlo todo. Cita final

Eris Morn


La Corte de Crota jugó un papel importante cuando su consorte Ómnigul dejó la Boca del Infierno para preparar una invasión a gran escala de la Ciudad. Habiendo escapado casi al mismo tiempo, Eris Morn llamó a aliados que escucharon sus advertencias para ayudarla a desmantelar el ejército de Crota. Los Guardianes asesinaron exitosamente a los lugartenientes más cercanos a Crota, incluidos los Príncipes del Enjambre y su comandante Sardon, dejando al ejército de la Colmena en desorden. Para asegurarse de que Crota no vuelva a entrar en el mundo material para liderar a su ejército, Eris guió a los Guardianes a la Luna, donde la Colmena se encontraba en medio de un ritual para convocarlo desde su mundo trono. El cristal que ataba su alma en la Cámara de la Noche sería destruido, desterrándolo del mundo físico y evitando así su regreso.

El final de Crota llegó cuando una escuadra de incursión ingresó al Trono del Alma Suprema desde el pozo más profundo de la Boca del Infierno. Cuando los medios convencionales fallaron ante el Devorador de Esperanza, los Guardianes volvieron la propia Lógica de la Espada de Crota contra él usando los Machetes de los Portaespadas, matándolo permanentemente. Esto marcaría la primera derrota verdadera de la Colmena, la pérdida de uno de sus dioses y el heredero de su raza del Trono de Osmio.

La Guerra de los Poseídos

Cita inicio Os someteré a mi voluntad. ¡Venganza para Crota! Cita final

Oryx, el Rey de los Poseídos


La naturaleza exacta de Oryx fue alguna vez desconocida para los Guardianes, pero su nombre aparecía con suficiente frecuencia en los rituales de la Colmena que no podía ser ignorado. Se sabía que los santuarios dedicados a Oryx, utilizados por la Colmena para comunicarse con él en todo el universo, existían en todo el Sistema Solar. Osiris estudió la Colmena extensamente y predijo que la Progenie de Crota algún día allanaría el camino para la llegada de Oryx al apagar los mundos de la Luz. Se cree que los miembros de la Sangre de Oryx son los sirvientes directos del propio Oryx, aunque se especula que él también es el amo de todas las otras sectas de la Colmena.

Después de enterarse de la muerte de su hijo, Crota, Oryx viajó personalmente al Sistema Solar a bordo de su Acorazado, acompañado por una flota de la Colmena y su ejército de Poseídos. Las fuerzas de Oryx atacaron las bases Cabal en Fobos y Marte, devastando los destacamentos del imperio en cuestión de horas, con los Devoradores de Arena sufriendo un catastrófico 58% de bajas, mientras que la Legión Ciega y los Gigantes de Polvo perdieron el 35% y 39% respectivamente. La Vanguardia descubrió la presencia de Oryx después de enviar a un Guardián a Fobos para investigar la señal de socorro Cabal, momento en el cual los Poseídos comenzaron a aparecer en múltiples mundos, dando paso a la Guerra de los Poseídos.

Oryx casi fue derrotado cuando el Guardián irrumpió en su altar y lo atacó, pero como todos los Dioses de la Colmena, esto fue solo un revés temporal. Usando sus poderes poseídos, escapó al Reino Ascendente para recuperarse de sus heridas. Mientras tanto, sus Poseídos, dirigidos por sus Ecos, continuaron hostigando al sistema. Una vez que todas las plagas fueron eliminadas, los Guardianes centraron su atención en Oryx y en sus campeones. Derrocando a la Corte de Oryx y matando a sus secuaces, pudieron penetrar más profundamente en el Acorazado. Después de matar a sus aliados más cercanos, el Sacerdote de Guerra y Golgoroth, incluidas sus propias hijas, Oryx regresa para luchar contra el Guardián una vez más, esta vez como una versión gigantesca de su cuerpo físico. Aquí intentó atraer a la escuadra de incursión a la Oscuridad varias veces para poseerlos, pero ellos pudieron usar la propia Luz capturada de Oryx contra él. Al matar a sus Ogros y sus Caballeros Devoradores de Luz, y luego detonar la Luz que dejaron para herirlo, los Guardianes mataron a Oryx para siempre.

Pretendientes al Trono

Cita inicio El Rey de los Poseídos ha muerto. Sin embargo, sus ejércitos todavía se retuercen y se aferran a nuestros mundos. Cita final

Eris Morn


Aunque el Rey de la Colmena fue asesinado, la Guerra de los Poseídos prosiguió con las fuerzas de la Colmena y de los Poseídos en libertad en el Sistema Solar contra las cuales los Guardianes mantuvieron una vigilancia constante. Una gran cantidad de campeones de la Colmena y de los Poseídos fueron perseguidos y destruidos antes de que pudiera seguir infestando el sistema.

Dado que los Guardianes se negaron a tomar el lugar de Oryx como el próximo Rey de los Poseídos, surgieron varias poderosas entidades de la Colmena y de los Poseídos en un intento por reclamar el Trono de Osmio para sí mismos. El principal de los contendientes al trono fue Alak-Hul, el Sable Oscuro, un poderoso guerrero de la Colmena encarcelado por una usurpación anterior, y Malok, Orgullo de Oryx, un antiguo vástago de Savathûn poseído. Antes de que Alak-Hul pudiera salir de su celda, Eris Morn llamó a los Guardianes a entrar en la sección de la prisión del Acorazado, no solo para eliminar a un potencial candidato para el trono, sino también para vengar a sus camaradas caídos que cayeron ante el Sable Oscuro. Luchando contra Alak-Hul en su celda en las Criptas Colgantes, los Guardianes lograron destruirlo.

Algún tiempo después, Malok promulgó su propia campaña para apoderarse del trono de Oryx, usando su dominio de las Plagas para avanzar en sus objetivos y posiblemente lanzar un asalto a la Última Ciudad para probar su reclamo. Sin embargo, la noticia de sus actividades llamó la atención de Variks, quien transmitió sus hallazgos a Eris Morn. Invocando a los Guardianes una vez más, lograron expulsar a Malok del Acorazado, obligándolo a retirarse a la Boca del Infierno en la Luna. Al rastrear a Malok, los Guardianes lo acorralaron en el Santuario de Oryx, destruyéndolo a pesar de su dominio de las Plagas.

La muerte de Alak-Hul y Malok dejaría el Trono de Osmio vacante y marcaría el final oficial de la Guerra de los Poseídos.

Crisis SIVA

Cita inicio No podría ser peor. Los Simbiontes no están teniendo una disputa territorial con los de la Colmena; están haciendo experimentos con ellos. Cita final

Espectro


Un año después de la Guerra de los Poseídos y de la muerte de su Dios-Rey, la Colmena en la Tierra todavía parecía estar organizada pero oculta en sus nidos, y recientemente entraron en conflicto con los Demonios Simbiontes perfeccionados con la SIVA en las Tierras Pestíferas. Muy pronto, las ambiciones de los Simbiontes, liderados por Kovik, Sacerdote Simbionte, se extendieron para experimentar no solo con ellos mismo sino también con la Colmena, ya sea para esclavizarlos o armar su misteriosa biología. Furiosa, la Colmena comienza una guerra con los Simbiontes. A través de los esfuerzos de los Guardianes, los planes de los Caídos para controlar o armar a la Colmena fueron frustrados y Kovik fue asesinado.

La Guerra Roja

Durante los eventos de la invasión de Dominus Ghaul, la Colmena permaneció activa al infestar de alguna manera Titán, la luna de Saturno, involucrando a las fuerzas de los Guardianes y Caídos. Se observó que la Colmena encontrada en Titán había sufrido un cambio físico en lo que respecta a sus ojos en el momento de la guerra. Después de que la Legión Roja logró atacar la Última Ciudad y sellar la Luz del Viajero, los Guardianes sin Luz de la Vanguardia liderados por el Comandante Zavala llevaron lo que quedaba de la flota de la Vanguardia a Titán para establecer una base en la cual pudieran planear su contraataque. Desafortunadamente, Zavala no estaba al tanto de la infestación de Titán por la Colmena y cuando una fuerza de Guardianes intentó expulsarla, fueron derrotados. Para empeorar las cosas, la Casa del Anochecer de los Caídos siguió a la Vanguardia. Al llegar, los Caídos comenzaron a saquear las instalaciones de la Edad de Oro a la vez que atacaban a la Colmena y la Vanguardia sin Luz. A pesar de todo, un Guardián pudo recuperar su Luz y viajó a Titán para ayudar a Zavala, despejando lo suficiente de la Colmena y reactivando las instalaciones para que la Vanguardia pudiera establecer su base. Después de que Zavala se mudó a la Granja en la Tierra, la fuerza de la Vanguardia en Titán quedó al mando de Sloane. Bajo su supervisión, los Guardianes comenzaron a hacer progresos para alejar a la Colmena de las instalaciones de la Arcología.

A lo largo de la Guerra Roja, incluso después de que los Guardianes reclamaron la Última Ciudad, la progenie de la Colmena en Titán ha hecho numerosos intentos de hundir la Arcología del Nuevo Pacífico donde los Guardianes y Caídos luchan. Todos los intentos fueron frustrados por los Guardianes y algunos de sus líderes de campo fueron asesinados. Más tarde, Sloane localizó el punto central de los rituales de la Colmena, enviando numerosas escuadras para investigar, pero ninguna regresó. Después de que Sloane perdiera el contacto la última escuadra enviada, solicitó al Guardián que localizara a todos los equipos desaparecidos y terminara su misión. Después de profundizar en el territorio de la Colmena, los Guardianes perdieron el contacto con Sloane y Zavala, pero hicieron contacto por radio con Taeko-3, una Hechicera de la Orden Práxica y miembro del último equipo que Sloane envió.

Taeko-3 guio a los Guardianes a través de las defensas de la Colmena encontrando extraños cristales que emitían Luz de Vacío, que se reveló inmediatamente que había sido extraída de los Guardianes. Taeko además reveló que un Aullador masivo, llamado Canción de Savathûn está usando la Luz de Vacío para un ritual específico y no podrán destruirlo sin ella. Para ayudar al Guardián, Taeko se sacrificó permitiendo que su Luz se extraiga en un Cristal de Vacío que los Guardianes usan para romper las defensas del Aullador. El sacrificio de Taeko no fue en vano ya que, a pesar del poder del Aullador y los sirvientes de la Colmena, los Guardianes lograron silenciar a la Canción de Savathûn, vengando a la Hechicera Práxica y sus compañeros caídos.

Sin embargo, a pesar de esos logros, al igual que con el resurgimiento de los Poseídos en Ío y en la Tierra, los Guardianes cuestionan la naturaleza de la nueva progenie de la Colmena, ya que han notado las diferencias entre esta y las que han enfrentado en el pasado, preguntándose que dios los está guiando. La evidencia y las entidades apuntan la nueva lealtad de la Colmena a Savathûn, la Reina-Bruja.

Alzamiento de Xol

Cita inicio Las marcas sugieren que es un dios de la Colmena, pero no reconozco el símbolo. En el archivo de la Tumba del Mundo tampoco hay nada. Se llama... Nokris Cita final

El Espectro


Después del caos de la Guerra Roja y el despertar del Viajero, un nuevo ejército masivo de la Colmena, el Agarre de Nokris, que ha permanecido inactivo dentro de la tundra helada de la Cuenca Hellas en Marte, emerge para provocar la destrucción del Estratega Rasputín. Liderando este ejército está el Dios Gusano Xol y su heraldo, Nokris, el misterioso hijo de Oryx.

Muchos siglos antes, Nokris fue exiliado por violar la Lógica de la Espada a través de la nigromancia. Originalmente, Nokris esperaba demostrar su valía a su padre al comunicarse con los Dioses Gusanos de la misma manera que el propio Oryx, pero fue rechazado por ellos, excepto por Xol, Voluntad de los Miles, con quien forjó un pacto donde Nokris cambió su corazón por los secretos de la nigromancia, que Oryx vio como herejía. A pesar del exilio, Nokris y sus seguidores tenían como objetivo conquistar un mundo para su dios y Marte se convirtió en su objetivo. Sin embargo, Rasputín puso fin a su invasión, logrando encarcelar a Nokris, Xol y su ejército dentro de los desechos congelados de la Cuenca Hellas. Durante siglos permanecieron allí hasta que el regreso de la Luz derritió su prisión. Ahora libres, las fuerzas de Xol tenían como objetivo destruir al antiguo Estratega y continuar su conquista de Marte.

Con la esperanza de evitar este desastre y aprender más sobre su pasado, Ana Bray convoca a los Guardianes para que lideren la defensa del antiguo Estratega y enfrenten a la Colmena. Los Guardianes se enfrentan a la horda de Xol, pero se encuentran con Nokris y el Dios Gusano. A pesar de matar al heraldo de Xol, el Dios Gusano en sí mismo demuestra ser demasiado poderoso para que el Guardián lo derrote solo. Contra su mejor juicio y con la guía de Ana Bray, Zavala le permite al Guardián forjar una poderosa arma del Estratega, la Valquiria. Al llegar el Dios Gusano a las afueras del núcleo del Estratega, el Guerrero de la Luz lucha con la Voluntad de los Miles por el destino de Rasputín y Marte. A pesar de su inmenso poder, Xol fue asesinado por el Guardián usando la Valquiria, eliminando una de las entidades más poderosas de la Colmena.

Aun sin su líder, la progenie de Nokris siguió siendo una amenaza activa en Marte que los Guardianes continúan enfrentando al mismo tiempo que se ocupan de los remanentes de la Legión Roja, pero descubren que sus miembros están enviando mensajes más allá del sistema, dirigidos a Savathûn, rogándole que llegue y asuma el control.

El Doblegamentes

Después de la caída de Nokris y Xol, la Colmena entró en una situación extraña durante la guerra personal de los Guardianes contra los Desdeñados dentro del Arrecife. Uno de los Barones Desdeñados, Hiraks, el Doblegamentes, que de alguna manera sobrevivió a la Boca del Infierno como Escoria, desarrolló una fascinación mórbida con la Colmena y sus poderes, y de alguna forma logró tomar el control de una progenie de la Colmena dentro de la Costa Enredada que quedó varada después de la Batalla de Saturno al comienzo de la Guerra de los Poseídos. Hiraks incluso pudo crear su propio Reino Ascendente a partir de la muerte de sus enemigos, Cayde-6 en particular. El Doblegamentes también hizo experimentos en la Colmena con Éter, creando una gran cantidad de Gusanos de Éter. Sin embargo, los doblegados subieron de poder dentro de la Colmena cuando los Guardianes buscaron a Hiraks y los Barones Desdeñados por el asesinato del Cazador de la Vanguardia. Luchando a través de un derribado buque de guerra de la Colmena, el Guardián se abrió paso en el "Plano Ascendente" de Hiraks y luchó con el Doblegamentes y su Colmena controlada mentalmente. A pesar de su poder y los secuaces de la Colmena, Hiraks fue asesinado, lo que provocó que su Reino Ascendente se desestabilizara y colapsase. Esto dejó a la Colmena sin un poderoso líder dentro del Arrecife.

Más tarde, después del fracaso de los Desdeñados y la muerte de sus Barones, haciendo un favor para la Araña, los Guardianes regresaron al Escombro de Saturno para limpiar a la Colmena, cuyos números han aumentado desde la caída de Hiraks. Batallando en la nave y profundizando en un nido de la Colmena, los Guardianes se encuentran con Caballeros potando Gusanos infundidos con Éter los cuales usan para atravesar las defensas de la Colmena. Más profundo en el nido, los Guardianes se encuentran con la progenitora del nido, In Anânh, Reina de la Camada, quien también era la consorte de Hiraks. Luchando con la reina, los Guardianes logran matarla, a pesar de sus poderes oscuros.

Mil Voces

Cita inicio Los Guardianes mataron a Riven y le arrancaron el corazón. Pero los Ahamkara trascienden la muerte. Pueden transformar deseos en realidad... incluso cuando no son nada más que polvo y huesos. Tendría que haber sabido que Riven concedería un último deseo... una última maldición. Ahora, la Ciudad Ensoñada está maldita. Yo abrí las puertas. Yo ordené el ataque. Yo... debí saberlo. Cita final

Petra Venj


A pesar de estos acontecimientos, la Reina Bruja de la Colmena, Savathûn, continúa operando en la sombras, pero parece haber asumido un control casi total sobre los Poseídos con los cuales tiene planes para la Ciudad Ensoñada, que fue parcialmente transportada al Reino Ascendente después de que Oryx atacó el Arrecife. Dentro de la ciudad, la Ahamkara, Riven de las Mil Voces, también fue poseída y se convirtió en una de las aliadas más útiles de Savathûn. Aunque Riven orquestó el alboroto de los Desdeñados a través del Arrecife, incluido el asesinato de Cayde-6, su plan era abrir la puerta de entrada a la Ciudad Ensoñada con Uldren Sov como su títere. Apareciendo como su hermana, Mara Sov, Riven corrompió lentamente la mente del príncipe Insomne, inclinándolo a su voluntad hasta que reuniera lo necesario para abrir la puerta de la ciudad; una combinación de Luz y Oscuridad.

El príncipe renegado logró abrir el camino, pero en lugar de que su hermana apareciera como él creía que era ella al dirigir sus acciones, solo una grotesca criatura poseída de Riven, la Voz de Riven, apareció en su lugar. Sin embargo, una vez más debido a las acciones del Guardián, la Colmena de la Reina Bruja sufriría pérdidas y reveses. Los Guardianes pudieron destruir la Voz y vengar al Cazador de la Vanguardia, pero Riven siguió siendo una amenaza para el Arrecife y todo el Sistema Solar. Sin embargo, finalmente obteniendo el apoyo de la Vanguardia, ayudados por sus aliados Insomnes y liberando a las Técnidas de la posesión, los Guardianes lograron eliminar a la mayoría de los Poseídos de la Ciudad Ensoñada e incluso silenciar a Riven de una vez por todas.

Desafortunadamente para los Guardianes y los Insomnes, la muerte de Riven fue planeada para otorgar a Savathûn una gran ventaja. En los últimos momentos antes de su muerte y su corazón purificado de la corrupción poseída por las Técnicas, Riven concedió un último deseo: maldecir la Ciudad Ensoñada con la energía de los Poseídos.

Además y para complicar aún más las cosas, las entidades tanto de la Colmena como de los Poseídos, bajo el mando de Xivu Arath, han aparecido en la Ciudad Ensoñada, saqueándola en busca de reliquias con conocimiento peligroso aunque con propósito desconocido. Sin embargo, el Guardián frustró este plan recuperando las reliquias y matando a una Quimera, Xaras, Codicia de Xivu Arath.

Guerra de los Mundos Trono

Cita inicio Cuando mataste a Riven, te otorgó el deseo de ver cómo la ciudad se volvía segura. Pero como sucede con todos aquellos que conceden deseos, ella tergiversó ese deseo, abriendo la Ciudad Ensoñada a Dûl Incaru. Cuando a su vez derrotaste a Dûl Incaru, reinicié la Ciudad Ensoñada por completo para mantenerla ocupada en la batalla contigo. Debes utilizar estos bucles para encontrar la forma de destruirla definitivamente. Cita final

Medusa


Probablemente para mantener su ventaja y expandir su poder, Savathûn le encargó a su hija Dûl Incaru, el Eterno Retorno, que promueva la maldición de los Poseídos dentro de la Ciudad Ensoñada y, lo que es más importante, invada el Distributario para alcanzar nuevas alturas de poder. Utilizando Eleusinia, el Mundo Trono de Mara Sov, como escenario y liderando una horda de la Colmena y de Poseídos, Dûl Incaru estuvo cerca de completar la maldición y cumplir su misión, pero la Reina Insomne llamó a sus aliados Guardianes para luchar contra la maldición. Infiltrándose hasta el centro de Eleusinia, los Guardianes derrotaron a la Colmena y a los Poseídos antes de luchar con la hija de la Reina Bruja. A pesar de sus oscuros poderes, Dûl Incaru fue derrotada por los Guardianes, debilitando la corrupción de los Poseídos dentro de la Ciudad Ensoñada.

Sin embargo, este aparente fracaso fue parte de los grandes planes de Savathûn para la Ciudad Ensoñada. Después de la muerte de Dûl Incaru a manos de los Guardianes, la Ciudad volvió al estado en que se encontraba al ser desbloqueada por el Guardián, progresando nuevamente a través del mismo proceso de ser plagada por los Poseídos y culminar en otra batalla entre Dûl Incaru y los Guardianes. Este aparente bucle temporal, hecho por Quria, promueve el objetivo a largo plazo de Savathûn de acumular tributo para ella a través de sus subordinados que cometen violencia en espacios de tiempo en bucle o tiempo dilatado, y también representa a los Guardianes un dilema: podían seguir destruyendo repetidamente a Dûl Incaru y revivir la misma serie de eventos, o negarse a hacerlo y permitir que Dûl Incaru complete su misión.

Terror del Portador del Dolor

Cita inicio No tenía más propósito que portar la Corona del Dolor y darme control de la colmena. Imagínate mi disgusto al ver que su personalidad era consumida a los minutos de ser expuesto. Alguna especie de idioma viral, inscrito en el interior de la Corona, había tomado control. Hasta que lo derrotaste, él perteneció a una bruja. Cita final

Emperador Calus


Aunque Savathûn continuó con sus planes para entrar al Distributario y socavar a los Guardianes, la Reina Bruja pronto encontró un competidor en la forma del exiliado Emperador Cabal Calus . Al formar una trampa para el emperador, Savathûn creó un artefacto llamado Corona del Dolor, plantando el rumor de que la corona podría imitar la capacidad de Oryx para poseer, pero en realidad, volvería loco al usuario con voces y lo pondría bajo el control de la Reina Bruja. Calus pronto se enteró de la existencia del artefacto y, como se esperaba, lo deseó para avanzar en sus objetivos. Al invadir una de las Lunas de Guerra de la Colmena, Calus adquirió la Corona, pero en lugar de usarla él mismo como Savathûn predijo, el emperador se la otorgó a una de sus Sombras, Gahlran. El emperador crió específicamente a Gahlran con el propósito de llevar la Corona y dominar sus poderes, con la esperanza de que el artefacto le permitiera a Gahlran comandar la Colmena, promoviendo así los objetivos de Calus. Desafortunadamente, la Corona, tal como fue diseñada, enloqueció a Gahlran por completo, quien luego provocó una gran infestación de la Colmena en la nave personal de Calus, el Leviatán.

Aunque Calus estaba enojado porque Gahlran fue consumido por la Corona, al darse cuenta de que Savathûn lo había engañado, hizo un llamado a sus aliados Guardianes para que derrotaran al recientemente nombrado Portador del Dolor antes de que pudiera hacer más daño. Al luchar contra los rituales de la Colmena y atravesar las bóvedas del tesoro de Calus, los Guardianes se enfrentaron a Gahlran. A pesar de que la Corona del Dolor le otorgó a Gahlran grandes poderes, los Guardianes lograron sacar al Portador del Dolor de su locura y limpiar el Leviatán de la Colmena. Además, los Guardianes lograron limpiar la Corona del Dolor para sus propios usos. Por sus logros al frustrar el plan de la Reina Bruja contra él y limpiar su nave de la Colmena, Calus recompensó a los Guardianes y los nombró como una de sus Sombras.

Despertar de Pesadillas Ocultas

Después de escuchar informes de una renovada agresión de la Colmena y de una nueva fortaleza construida cerca de la Boca del Infierno, el Bastión Escarlata, los Guardianes regresaron a la Luna para establecer una cabeza de playa con ayuda de las fuerzas de la Vanguardia. Pronto, el Guardián logra ingresar a la fortaleza y continúa más allá de la superficie lunar, pero cerca del fondo, encuentra una estructura piramidal negra que parece estar afectando negativamente a los Espectros. Antes de poder investigar más, una figura oscura le bloquea el paso y, para su sorpresa, adquiere la imagen del propio Crota. Aunque el Guardian pelea es incapaz de dañar realmente al Fantasma de Crota. Justo cuando está a punto de verse abrumado surgen nuevas entidades que toman la forma de Ghaul y Fikrul, pero Eris Morn lo salva con un extraño encantamiento. Reunidos, Eris guia al Guardián sobre la naturaleza del Bastión Escarlata y que la Pirámide puede ser un remanente de la Oscuridad que provocó el Colapso. Además, las "Pesadillas" son extensiones de la Pirámide destinadas a atormentas y distraer al Guardián.

Con el apoyo de la Vanguardia, Eris y el Guardián se esfuerzan por encontrar una manera de combatir a las Pesadillas. Creyendo que la Colmena del Enjambre Oculto debía tener un medio para experimentar con las Pesadillas, Eris hace que los Guardianes asalten el Bastión para buscar respuestas o conocimiento. En la entrada del Bastión, los Guardianes se encuentran con Hashladûn, Hija de Crota, la arquitecta de la fortaleza. Originalmente considerada muerta después de la caída de su padre, Hashladûn aprovechó el poder de la Pirámide para vengarse de los Guardianes por devastar su linaje. Eris hizo que los Guardianes persiguieran a la Hija de Crota, quien se retiró hasta la cima de la torre del Bastión, atrayéndolos para cumplir su venganza. Afortunadamente, los Guardianes superaron a Hashladûn, matándola, y luego se enteran que ella había creado una armadura capaz de resistir la influencia de las Pesadillas con conocimiento prohibido de la Colmena almacenado en el Criptoglifo, el cual se encontraba en el fondo de la Boca del Infierno, las Catacumbas.

Siendo el Criptoglifo esencial para combatir a las Pesadillas y entrar a la Pirámide, Eris le pide al Guardián que se aventure de nuevo en la oscuridad de la Boca del Infierno para adquirir el artefacto. El Guardián entra en la Boca del Infierno, pero a medida que va profundizando pierde el contacto con Eris. En las Catacumbas adquiere el Criptoglifo luego de matar a Besurith, Hija de Crota, sin embargo, Eris es incapaz de extraerlos por lo que el Guardián tuvo que volver corriendo a la superficie con la Colmena y Pesadillas enfurecidas en persecución. A pesar del peligro, el Guardián logra escapar vivo y lleva el Criptoglifo a Eris, quien lo instruye para crear una armadura con la cual pudiera combatir a las Pesadillas de la Pirámide. Los Guardianes logran adquirir y alimentar la esencia después de matar a las Pesadillas de Skolas, Taniks y Phogoth, consiguiendo el éxito en crear la armadura necesaria.

Con la armadura adquirida y aprobación de la Vanguardia, el Guardián se aventuró de nuevo a través del Bastión Escarlata y descendió a la Pirámide. Cuando se acercan, la Pirámide misma se abre y los atrae. El Espectro, aparentemente poseído por la Oscuridad, se burla del Guardián al mencionarla las fallas y debilidades de la Luz, mientras lucha contra Crota, Ghaul y Fikrul una vez más. A pesar de las burlas de la Oscuridad, el Guardián logró derrotar a las Pesadillas de sus mayores enemigos. La Oscuridad aparentemente le da la bienvenida al Guardián y le confiere un artefacto extraño y se le manifiesta como una proyección de él mismo, quien se presenta no como su amigo o su enemigo sino como su "salvación".

Aunque tanto la Vanguardia como Eris consideran el mensaje de la Pirámide como su "salvación" con gran sospecha y duda, saben que deben estar preparados para el inminente regreso de la Oscuridad. Mientras tanto, los Guardianes continuaron conteniendo a la Colmena del Bastión Escarlata y a las Pesadillas que continuaron atormentando el sistema.

El Alcance de la Bruja

Paralelamente a los acontecimientos de la Luna, Savathûn descubrió una matriz computacional Vex en Ío y, tratando de usarla en su beneficio, envía una gran plaga de Poseídos para corromper la máquina y ponerla bajo su control. Sin embargo, la infestación poseída estimuló a los Vex hacerlos retroceder, lo que captó la atención de la Vanguardia.

El Comandante Zavala envió a una escuadra de asalto para investigar después de que los escaneos detectaran grandes oleadas de Vex en el Piramidión. Los Guardianes se abrieron paso debajo del Piramidión y, después de luchar contra los Poseídos y los Vex, encontraron grandes plagas corrompiendo el lugar, siendo muy similares a las que infestaban la Ciudad Ensoñada, lo que hizo sospechar a Eris que efectivamente Savathûn estaba detrás de todo.

Sabiendo que las Plagas requieren de una fuente para anclar su presencia, los Guardianes lo buscaron y encontraron que la fuente se trataba de Baurisk, Enviado de Savathûn. A pesar del poder del Cabal Poseído y la interrupción Vex, los Guardianes eliminaron a Bauriks, purgando la infestación de Poseídos.

Independientemente de la victoria, Eris Morn alertó a Zavala que la Última Ciudad debía prepararse para el próximo ataque de la Reina Bruja. Aunque Zavala confia en que los Guardianes podrán derrotar a Savathûn como lo hicieron con el Rey de los Poseídos, Eris insiste que la Reina Bruja no es tan tonta como su hermano, ya que no correría el riesgo de una confrontación directa. Por lo tanto, Eris vuelve a remarcar la importancia de que los Guardianes debían prepararse y ser lo suficientemente sabios para saber cuando Savathûn está actuando.

Invasión Vex

Poco después de que el Guardián obtuviera un artefacto desconocido de la Pirámide, el Divisivo Sol de los Vex comenzó a invadir a la Luna para reclamar la Pirámide. Bajo el mando de una Mente Imperecedera resucitada, los portales Vex se abrieron por toda la superficie lunar, principalmente cerca del Bastión Escarlata, sumándose al ya iniciado conflicto entre los Guardianes y el Enjambre Oculto.

Aunque los Guardianes lograron frenar la invasión Vex después de ingresar al Jardín Negro e interrumpir el flujo de las plataformas Vex, no fue hasta que acabaron con las miles de copias de la Mente Imperecedera que el Divisivo Sol cesó su invasión completamente.

Pozos de Herejía

Algún tiempo después, los Guardianes regresaron al Bastión Escarlata para investigar informes de actividades extrañas e inquietantes que rodean la fortaleza del Enjambre Oculto, rituales que han sido denominados Altares del Dolor. El Enjambre Oculto comenzó a sacrificar Pesadillas en un Cristal Ascendente para cosechar su esencia. Poco a poco, los Guardianes bajo la guia de Eris Morn, lograron retrasar esos rituales, pero notan que el punto central de estos se encuentra debajo del Bastión Escarlata.

Atravesando las profundidades del Bastión, los Guardianes desbloquearon pasajes a áreas prohbidas, encontrándose con Discípulos de la Espada Rota. Luego de desbloquear cada puerta y viajar más profundo en el foso, los Guardianes encontraron productos de los esquemas malvados de Hashladûn y sus hermanas. Tras una investigación más profunda, los Guardianes se enteraron que las Hijas de Crota usaban los fosos para promover su experimentación mágica para encontrar una posible solución para usar el poder de la Pirámide y crear una Pesadilla que asumiera la forma del propio Oryx. Aunque tal complot violaba directamente la Lógica de la Espada, las Hijas de Crota creían que tal violación era necesaria, ya que los asesinos del Rey de los Poseídos, los Guardianes, nunca asumieron su lugar. Sin embargo, las Hijas de Crota fueron incapaces de realizar tal hazaña, creando únicamente los Fantasmas.

Tras la muerte de Hashladûn, los productos del trabajo de las Hijas, lideradas por las hermanas restantes y su campeón, Zulmak, Instrumento del Tormento, comenzaron a agitarse. Para evitar que Zulmak obtuviera más poder y escapara del foso, los Guardianes descendieron hasta llegar a la guarida de Zulmak. Aunque el Caballero demostró ser un enemigo poderoso, los Guardianes usaron sus Espadas y magia contra él, evitando que usara su Cristal Ascendente. Con las Espadas y la magia en su mano, los Guardianes destruyeron el cristal y asesinaron a Zulmak, evitando que ocurriera su ascenso.

Sociología

Biología

La Colmena es una especie eusocial, similar a los insectos de la Tierra. Existen varias castas o formas de la Colmena, cada una de las cuales representa diferentes etapas de crecimiento.

Las hembras de la Proto-Colmena consumían una sustancia llamada "gelatina de la madre", similar a las abejas terrestres, para reproducirse entre los cuatro y cinco años en Fundamento. Además, las mujeres que consumieron gelatina fueron capaces de volar. Las Magas de la Colmena son las únicas hembras fértiles, y son capaces de autofecundarse o reproducirse con una pareja.

La Colmena se origina como huevos o capullos puestos por una casta especial de Magos conocida como Reina de la Camada. Al nacer, la Colmena recién nacida se traga una larva de gusano entera, uniéndose simbioticamente con el gusano en su interior. Estas Colmenas recién nacidas se convierten en Lacayos quienes sobreviven a la madurez para convertirse en Acólitos. Los Acólitos que han demostrado su valía pueden convertirse en Caballeros, que a su vez pueden convertirse en Príncipes que lideran sus propias progenies.

La Colmena es una raza con hermafroditismo secuencial; Oryx, nacida como la mujer Aurash, se convirtió en el hombre Auryx después de asumir la forma de Rey, mientras que los Caballeros son capaces de tener ambos sexos como lo demuestra Xivu Arath que sigue siendo mujer a pesar de ser un Caballero. Mientras tanto, los Ogros no parecen ser una etapa de crecimiento en el ciclo de vida de la Colmena, sino una mutación provocada por los rituales de las Magas en los Lacayos.

Los miembros adultos de la Colmena son pálidos, fibrosos y vagamente humanoides, con diferentes niveles de musculatura y armadura. Los Acólitos y los Caballeros tienen tres ojos, mientras que los Lacayos y algunas Magas parecen no tener ojos (aunque muchos tienen patrones faciales brillantes que se asemejan a los ojos). La antigua armadura que muchos de ellos usan se ha fusionado con su piel, convirtiéndose en parte de ella. Cuando son destruidos, se inflan en una nube de polvo y cenizas. La Luz es tanto una fuente de alimento para la Colmena como una causa de dolor.

La Colmena también puede diferir en apariencia y forma según los individuos que los generaron; la secta perteneciente a Savathûn, la Reina Bruja parece diferente de las crías de Oryx, el Rey de los Poseídos y Crota, Hijo de Oryx, luciendo una apariencia más musculosa, voluminosa y orgánica.

Se sabe que la Colmena se adapta y evoluciona, generando nuevas mutaciones tan fáciles como la respiración y posee una bioenergética significativa.

Cultura

Cita inicio La progenie de Crota extinguirá la Luz de los mundos y la venida de Oryx no conocerá obstáculo. Cita final

Osiris


La Colmena tiene un complejo sistema religioso basado en rituales profanos y la adoración de un panteón de dioses oscuros. Estos Dioses de la Colmena existen en el Plano Ascendente, descrito como un "plano superior de miseria" asociado con la Oscuridad encerrada fuera de la realidad física, a diferencia de los reinos Vex bloqueados fuera del tiempo. Morando dentro hay "universos quistes" conocidos como Mundos Trono. Cada uno de estos Mundos alberga el Alma Suprema de su respectivo dios, que puede protegerlos de la muerte permanente si se destruyen sus cuerpos corporales.

Crota, el Príncipe de la Colmena, se presenta como una de las deidades más jóvenes de la Colmena. Conocido como Dios-Caballero y Devorador de Esperanza, él y sus crías proceden a la llegada de Oryx cuando invaden los mundos tocados por el Viajero y su Luz. Oryx es el padre de Crota y la figura central de su religión, así como el Dios Rey de la Colmena; a través de sus santuarios mantiene contacto con su fuerza extendida por todo el universo. Otras deidades incluyen a las propias hermanas de Oryx, Savathûn y Xivu Arath, y los Dioses Gusanos Eir, Ur, Xol y Yul. Al igual que Crota y Oryx, tienen discípulos que llevan su nombre. Un quinto dios, llamado Akka, está registrado en los Libros del Dolor y es de sus restos que se construye el Acorazado. Además de un sistema de escritura basado en glifos, la Colmena celebra un día festivo especial llamado Día de la Eversión, que celebra la creación del Acorazado del Rey de los Poseídos al cambiar las cosas de adentro hacia afuera del mismo modo que Oryx fusionó su Mundo Trono con su nave.

La Colmena tiene un gran odio por la Luz, y para ellos, la eterna lucha entre la Luz y la Oscuridad no es solo una guerra, es una cruzada; toda la Luz debe ser devorada para que la Oscuridad pueda reclamar el universo. Incluso han intentado atacar al Viajero directamente, a través de un ritual en el que drenaron su Luz a través de un fragmento que capturaron en la Cámara de la Noche.

Lógica de la Espada

Cita inicio Ah, Oryx, ¿cómo se lo explicamos? El mundo no está construido según las leyes que adoran... sino en la dura y fría verdad autoverificada de ese árbitro definitivo, el único juez, el poder que es su propio origen y su propia medida: la existencia a toda costa. Arranca las mentiras, los pactos y las tácticas de retraso a las que llaman "civilización" y esto es lo que queda. Esta forma llena de belleza. Cita final

La Oscuridad


Le religión de la Colmena no se basa en ningún tipo de moralidad convencional; de hecho, ven la moralidad y la "falsa esperanza de consuelo" como una abominación de los vivos. En cambio, un principio metafísico conocido como la "Lógica de la Espada" forma la base del sistema de creencias de la Colmena. Según la Lógica de la Espada, el objetivo final de los seres inteligentes es desafiarse unos a otros por el derecho a continuar existiendo, y un ser puede adquirir poder paracausal al derrotar a otro ser. Todo ese poder debe ser tomado por la fuerza, no recibido como un regalo. Es por eso que las espadas de la Colmena son tan mortales para los Guardianes; crean un puente en el portador que mina el poder de la víctima.

Esto también se extiende al sacrificio, ya que la Colmena se vuelve ascendente al consumir las almas de la Colmena menor. El deseo de poder de la Colmena es un reflejo directo del hambre insaciable de Luz de sus Dioses Gusanos, y que la Colmena siempre debe ser poderosa, de lo contrario perecerán. La Lógica de la Espada determina el derecho a gobernar, ya que cualquiera que pueda deponer al Rey actual es legítimamente el nuevo Rey de la Colmena. Cualquiera que no pueda defenderse, ya sea una persona o una civilización, no merece vivir y está en condiciones de ser destruido. Así es como la Colmena tiene la intención de "liberar" al universo de su falsa esperanza, y la existencia de la propia Colmena es una prueba suficiente de su creencia.

El Reino Ascendente está gobernado en su totalidad por la Lógica de la Espada; cuando Crota accidentalmente permitió que el Vex entrara al reino de su padre, aprendieron la Lógica de la Espada y la adaptaron a sus propias funciones, aprendieron a adorar y a iniciarse en la divinidad, esforzándose por convertirse en los seres más poderosos del universo. En ese momento, sin embargo, no pudieron comprender completamente el papel que desempeñan los gusanos y la Oscuridad acausal. Mientras que la Lógica de la Espada ayudó a los Guardianes a derrotar a Crota cuando tomaron su espada y la usaron contra él, rompieron la Lógica de la Espada cuando recuperaron la Luz corrupta encontrada en el Acorazado, y la usaron contra Oryx, luego se niegan a tomar el manto como el nuevo Rey de los Poseídos.

La resurrección en general es vista como herejía por la Colmena que sigue la Lógica de la Espada. Para la Colmena, la muerte es el principio de la Lógica de la Espada para alcanzar la apoteosis; tomar y hacerse más fuerte después de derrotar a un oponente. Si los muertos fueran resucitados, estaría contradiciendo la lógica. Como tal, Nokris, que aprendió los secretos de la nigromancia de Xol, fue calificado de hereje, exiliado de su especie y condenado al olvido cuando su padre eliminó casi todos los rastros de su nombre. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que no todas las formas de resurrección son heréticas: cuando un miembro de la Colmena Ascendente es asesinado en el universo "normal", son desterrados a su Mundo Trono y pueden regresar después de un tiempo. Además, está registrado en los Libros del Dolor que Oryx resucitó a sus dos hermanas durante la historia temprana de la Colmena, después de que ambas habían sufrido verdaderas muertes en su Mundo Trono. Además, se observó un ritual de Colmena en Titán en el que un Caballero fue asesinado repetidamente y aparentemente resucitado. Por lo tanto, puede darse el caso de que la resurrección esté prohibida solo a la Colmena no Ascendente, o que la regla solo se aplique durante el reinado de Oryx, convirtiéndose en discutible tras su muerte. Además, Oryx revivió a sus hermanas a través de actos específicos relacionados con su naturaleza interna, a diferencia de la brujería prohibida de Nokris.

Panteón

Dioses como Oryx y Crota son capaces de ser asesinados en la realidad física sin morir realmente; incluso bajo ciertas circunstancias, los dioses de la Colmena pueden renacer incluso si son asesinados en el Plano Ascendente. Mientras conserven sus almas, pueden resurgir en la forma corpórea en un momento posterior. Sin embargo, si son asesinados en su respectivo Mundo Trono, su muerte será permanente, aunque existen otros dos métodos aún desconocidos para matar permanentemente a los dioses de la Colmena.

En orden descendente de importancia, los Dioses de la Colmena son:

Sectas y Progenies

Personajes conocidos

Liderazgo

Personajes Mayores

Personajes Menores

Personajes Mencionados

Estructura

Tecnología

Armamento

Vehículos

Estructuras

Trivia

  • Cuando Destiny fue revelado, Bungie no había decidido aún los nombres de las especies del juego. Como resultado, hasta Marzo del 2013, esta especie era conocida como Zombies Espaciales. Esto sugiere que la Colmena es una forma de "no-muertos", sin embargo, sus huesos son demasiados grandes para ser Humanos, demasiados pequeños para ser Cabal, y sin los suficientes brazos para ser Caídos, lo que hace que su origen sea un misterio.[2]

Galería

Fuentes

  1. Destiny: Enemigos - Colmena
  2. Bungie.net - News: Bungie at GDC 2013
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.