FANDOM


Cita inicio Cada historia tiene un final. Este es el mío. Cita final

—Cayde-6


Cayde-6 fue un Guardián Exo y el Cazador de la Vanguardia. En Destiny, Cayde-6 vende armaduras y emblemas de Cazador. En Destiny 2, vendió informes de explorador y mapas de cofres dispersos por el sistema durante sus primeros viajes. Al comienzo de Renegados, fue asesinado en el Presidio de los Ancianos por Uldren Sov.

Descripción

Cita inicio El independiente Cayde-6 equipa y "aconseja" a los cazadores como Vanguardia. Cita final

—descripción de Destiny 2


Relajado, despreocupado, imprudente y aventurero son algunas de las mejores palabras para describir a Cayde-6. Aunque puede parecer perezoso y aburrido con sus deberes como Cazador de la Vanguardia, en realidad se toma su papel en serio, más de lo que admitiría. Originalmente, Cayde quería continuar su carrera en solitario, pero después de que su amigo Andal Brask fuera asesinado, lo dejó de lado y asumió su lugar para honrarlo. A pesar de esto, anhela volver al campo. Aunque puede parecer que pone a los Guardianes en caminos peligrosos, en el fondo se preocupa por su seguridad e incluso los llama su "mayor éxito". Además, se entristeció por la pérdida de otro de sus amigos, el Acechador Nocturno Tevis Larsen. Como Cazador de la Vanguardia, su actitud despreocupada y falta de seguimiento de reglas molesta a sus compañeros de equipo, Zavala e Ikora Rey, pero él es leal a ellos y los apoya sin importar qué. Aunque Zavala encuentra que Cayde es poco ortodoxo, lo respeta y admite que si había algo que aprendió de él es el beneficio táctico de una gran entrada. Con Ikora, a veces se enfrenta a los chistes de Cayde con bromas ingeniosas propias. En los raros momentos en que Cayde es serio, es que la situación es realmente grave.

Otros en la Vanguardia son conscientes de su actitud y mientras que algunos pueden tolerarlo como Amanda Holliday, Suraya Hawthorne y Devrim Kay, otros como Eris Morn lo desprecian. En particular, Eris afirma que Cayde es arrogante y no tan gracioso como él cree. A pesar de su aversión por Eris, hizo numerosos intentos de disculparse por usar su nave para abordar el Acorazado sin permiso, el cual terminó destruido en el proceso. Por otro lado, Cayde se llevaba bastante bien con la Comandante Regente del Arrecife, Petra Venj, y la consideraba una amiga cercana y compañera de equipo.

Incluso en las situaciones más tensas y desgarradoras, ya sea en una zona de guerra o en una aventura, Cayde mantiene su actitud aligerada, pero eso no le impide dar lo mejor de sí. El Espectro señala que después de que Cayde se quedó atrapado en un bucle temporal Vex, después de intentar robar un dispositivo Vex, la razón por la que la Vanguardia no quiere que deje la Torre es para que simplemente no se meta en problemas.

Cayde se enfrentó a la amenaza de muerte de la mano de Uldren Sov sin mistrar miedo ni arrepentimiento, en cambio, se burló del príncipe. Cuando se le preguntó si tenía alguna última palabra, reunió todas sus fuerzas restantes para responderle: "¿Cómo está tu hermana?". Incluso frente a la muerte, Cayde no podía repercutir en su actitud. Sin embargo, su broma sólo selló su destino. Aun así, Cayde no mostró remordimiento en sus últimos momentos y se aseguró de que el Guardián no se culpara a sí mismo por lo que sucedió. Incluso afirmó que estaba feliz de haber perdido el desafío de la Vanguardia, ya que a pesar de aburrirse del papeleo y permanecer encasillado en la Torre, lo llamó "la mejor apuesta que he perdido".

A partir de su muerte, Cayde es recordado como una pieza del rompecabezas de la Vanguardia con el cuidado y corazón que un guardián podría, incluso en los momentos más difíciles. Y en las palabras del propio Cayde, "Un cuchillo, arrojado justamente, puede lograr cosas maravillosas", y, para el guardián dentro de nosotros, somos el cuchillo.

Biografía

Inicios como Guardián

Como la mayoría de los Exo, Cayde recuerda poco sobre su pasado antes del Colapso. Sin embargo, recuerda lo suficiente como para proporcionar información sustancial, aunque admite que el orden no está sincronizado. Cayde solía ser un hombre casado con un hijo apodado "As" que quedó endeuda en los juegos de azar y cuyo único medio de escape era venderse al programa Exo de Clovis Bray. A continuación, recuerda haber sido asignado como oficial de seguridad del Colectivo de Ishtar, donde su trabajo era cuidar a la Dra. Maya Sundaresh. Después, recuerda haber sido retenido por una criatura sombría en un mundo destruido, seguido de otro recuerdo que él describe como no suyo. Después de ser resucitado por quien sería su Espectro, Sundance, Cayde encontró un diario junto con él con el nombre de As a quien siguió escribiéndole a pesar de no recordarlo. Más tarde, admitiría no estar seguro de si su esposa e hijo eran reales.

Mientas exploraba un santuario de la Colmena en la Luna, Cayde se encontró con una enorme horda compuesta por Lacayos, Caballeros y Magas. La Colmena persiguió a Cayde hasta la superficie y este mató a muchos Lacayos antes de quedarse sin munición para su Ametralladora. Se cubrió detrás de un Phaeton estrellado y vio a una Baronesa Caída de la Casa del Exilio luchando también contra la Colmena. La Colmena presionó tanto a Cayde como a la Caída que lucharon juntos, matando a la mayor parte de la Colmena, quedando la Eliksni gravemente herida. La Baronesa luego arrojó su última Pistola de Choque a Cayde, pero cuando fue a agarrarla ella intentó apuñalarlo. Sin embargo, ella era lenta y Cayde la esquivó, y procedió a romperle los brazos y cortarle la garganta. Cayde se preguntó si la Baronesa realmente había querido matarlo o si lo hizo para que su decisión de acabar con ella fuera más fácil. Cayde procedió a usar el arma para matar al resto de la Colmena.

Cayde asistió al funeral del hechicero Albios en la luna de Ío. Aunque le agradaba Albios, Cayde rápidamente se aburrió e hizo una apuesta con Banshee-44 que podía hacer varios saltos de alto riesgo en las mesetas cercanas. Ganó la apuesta, aunque se rompió las dos piernas completando los saltos. Dicha ganancia la escondió en uno de sus alijos secretos en Ío.

En otra apuesta con su amigo Andal Brask sobre quien podría matar al infame mercenario caído Taniks, el Marcado, Cayde tuvo que asumir el puesto de Cazador de la Vanguardia cuando el Caído asesinó a Andal, sirviendo entonces como consejero de los cazadores y sirviendo debidamente a sus obligaciones, aunque anhela regresar al campo, teniendo los ojos puestos en mira en la mítica Cámara de Cristal.

La Creciente Oscuridad

Cayde se acercó al Guardián que fue resucitado recientemente en el Cosmódromo en la Antigua Rusia. Le dio la bienvenida a la Torre, le proporcionó Lumen, disposiciones básicas, y consejos antes de sugerir que obtuvieran una nueva arma de Banshee-44, aunque estaba impresionado de que hubiera escapado del Cosmódromo utilizando el Khvostov 7G-02. Cuando se enteró que el nuevo Guardián había encontrado la Colmena en el Cosmódromo, Cayde sabía que la única respuesta sería atacar sus fortalezas en la Luna. Mientras hablaba con el Guardián, reflexionó que la mayoría de los nuevos Guardianes nunca regresan de Luna, antes de recordar que también eran nuevos por lo que lo tranquilizó rápidamente asegurándole de que estaría bien.

Mientras hablaba con Lord Shaxx, Cayde discutió el hecho de que el anterior Titán de la Vanguardia, Saint-14 estaba muerto. Lo elogió por su capacidad de matar a Kells Caídos, pero señaló que Saint también estaba loco. Shaxx alegó que la excentricidad era una de las fortalezas de Saint, señalando que había afirmado ver el futuro de un Guardián que lo inspiró durante la Batalla de los Seis Frentes. Cayde se burló de la idea de que un Guardián podía cambiar las cosas a favor de la humanidad y bromeó que el recién resucitado Guardián podría ser ese salvador, y que podrían llamarlo "El fin de Crota".

Cayde más tarde se enteró de que ese Guardián se había aventurado en el Colectivo de Ishtar en Venus y reunió información sobre un Celador Vex como parte de un acuerdo con los Insomnes del Arrecife para tener acceso al Jardín Negro. Admitió que él y el resto de la Vanguardia estaban preocupados por los Vex, pero que la información que había recuperado les dio la esperanza de que pudieran ser derrotados. Sin embargo, también advirtió acerca de los tratos con los Insomnes, señalando que la reina Mara Sov siempre cobraba los favores.

Cuando la Casa del Invierno en Venus asaltó el Presidio de los Ancianos, Cayde supo que habían recuperado a Aksor, un poderoso Sacerdote Arconte. Cayde ordenó una escuadra de Asalto para que asesinaran al Arconte y reclamaran la recompensa de la Reina sobre él. Cuando tuvieron éxito, Cayde contactó con el Guardián y expresó su preocupación por que los Caídos hubieran localizado el Presidio de los Ancianos y temía que pudieran rescatar a más Caídos encarcelados. Sin embargo, dejó sus preocupaciones a un lado y celebró la muerte de un Arconte más.

Al enterarse de que el Guardián había violado la Zona de Exclusión Cabal y entró en la base de la Legión Ciega, Cayde lo felicitó y planeó contarle a todos sobre su misión, sabiendo que nadie le creería y que podía ganar muchas apuestas. También reveló que apostó mil de Lumen a que el Guardián moriría en su misión de destruir el corazón del Jardín Negro, pero le aseguró que no era nada personal. Antes de que el Guardián entrara al Jardín Negro, los Vex cerraron sus portales debajo de Liberación. Cayde estaba intrigado por el suceso y pensó que había una conexión entre la invasión Vex en Marte, la Cámara de Cristal y el Jardín Negro. Cayde terminó perdiendo su apuesta cuando el Guardián tuvo éxito en destruir el Corazón Negro en el centro del Jardín. Junto a Zavala, Ikora y docenas de Guardianes, Cayde se reunió en la plaza de la Torre para escuchar el discurso del Orador en su victoria contra la Oscuridad.

Cayde más escuchó a Ikora y a Zavala discutiendo sobre un Vex llamado Mente Imperecedera y sus intentos de restaurar el Corazón Negro y sellar el Jardín Negro fuera del tiempo una vez más. Cuestionó si la información provenía de los Ocultos, pero Zavala dijo que en realidad era de Osiris. Cayde preguntó entonces que implicaba "imperecedero" para una Mente Vex. Zavala resolvió que debían averiguarlo y autorizó un asalto para eliminar a la Mente del Eje Vex.

La Guerra de los Poseídos

Durante la llegada de Oryx, el Rey de los Poseídos, al Sistema Solar, Cayde ayudó a los Guardianes a espaldas de Zavala e Ikora Rey para que recuperaran un motor sigiloso con el que pudieran escabullirse en el Acorazado de la Colmena. Durante el resto de la guerra, trabajó con Eris Morn, para su disgusto mutuo, para derrotar a Oryx.

En la posterior Fiesta de las Almas Perdidas, Eris guarda rencor a Cayde por destruir su nave durante la infiltración al Acorazado, por lo que trata de compensárselo. Sin embargo, ella no acepta sus disculpas, prefiriendo que le consiga una nueva nave.

Era de Triunfo

Durante la Aurora, Cayde prestó ayuda y apoyo a Ikora Rey y a los Guardianes para derrotar a viejos enemigos que regresaron. Aunque sí apoyó a los Guardianes, Ikora sabía que Cayde sólo estaba ofreciendo su apoyo para no dirigir una escuadra de cazadores que no le gustaba. Aun así, felicitó a los Guardianes por librar el sistema de viejos enemigos.

Después, Cayde apostó con Lord Shaxx con respecto al resultado de una partida del Crisol. Al ganar, obligó a Shaxx entrenar a algunos de los niños de la ciudad. Aunque Shaxx trató de pagarle, eligió la idea de molestarlo en lugar de Lumen. Cuando Cayde regresó para decirle a Shaxx que su deuda fue pagada, Shaxx inmediatamente apostó en su contra de nuevo. Confiando en que volvería a ganar, estaba lo suficientemente distraídos como para que uno de los niños mostrara su entrenamiento de sigilo escabulléndose de él y golpeándolo con una pelota. Avergonzado de que fuera tomado por sorpresa, Cayde le ofreció a Shaxx un viaje de regreso a la Torre.

La Guerra Roja

Caída de la Última Ciudad

Mientras el resto de la ciudad se preparaba para celebrar, Cayde llegó al Salón de los Guardianes para reunirse con Zavala e Ikora y le preguntó si lo habían convocado para una broma. Zavala rápidamente lo hizo ser serio, y después de que Ikora reveló que todos sus sistemas de defensa habían sido saboteados, Cayde informó que el sistema de comunicaciones también había estado funcionando mal. Ikora declaró entonces que los satélites de la Última Ciudad no informaban nada, lo que Cayde creía que era buena hasta que supo que no estaban reportando nada porque ya no estaban allí.

Una enorme flota Cabal emergió de las nubes tormentosas que rodeaban la Última Ciudad y disparó docenas de misiles contra la Torre. Cayde usó su Arma Dorada para derribar algunas, pero luego fue transportado por Ikora al Amparo del Alba de Zavala justo antes de que los escombros cayeran sobre él.

Sobreviviendo al asalto de la Legión Roja, Cayde comenzó a luchar contra sus legionarios en toda la Torre. Mientras usaba su Arma Dorada para matar a tres legionarios, se encontró con el Guardián y lo saludó felizmente. Cayde le informó que Zavala estaba reuniendo Guardianes en la plaza, pero que no se uniría a ellos y planeaba encontrar al comandante Cabal y matarlo. Luego saltó a través de un agujero en el techo y entró a su nave. Más tarde en la batalla, Cayde fue contactado para una actualización de estado por Zavala. Informó que tenía poca munición y le preguntó si había algo de Ikora, y Zavala le dijo que no supo de ella desde que los Cabal capturaron al Orador.

Cayde luchó junto con Lord Shaxx en una zona desconocida de la ciudad cuando los Cabal activaron la Jaula del Viajero. A pesar de la pérdida de la Luz, Cayde continuó luchando y permaneció en la ciudad a pesar de la ocupación Cabal. Buscando acabar con Dominus Ghaul y sentir que Zavala e Ikora no tomarían medidas contra los Cabal, Cayde accedió a una terminal de la Vanguardia funcional y pidió consejó sobre cómo matar a Ghaul. Después de una breve conversación con la terminal, Cayde decidió buscar un teletransportador Vex para ayudarlo a lograr su objetivo.

Atrapado en Nessus

Tras huir de la Tierra se estrelló en Nessus donde conoció a una IA de la Edad de Oro llamada Failsafe y encontró un teletransportador Vex. A pesar de las advertencias de Failsafe, Cayde activó el dispositivo, haciendo que se quedara atrapado en un bucle infinito de teletransportación. El Guardián viajó a Nessus para encontrar a Cayde para reunir a la Vanguardia por orden de Zavala y descubrió a Cayde atrapado dentro del bucle y trabajó junto con Failsafe para liberarlo.

Cayde terminó en el Éxodo Negro, pero una gran fuerza de los Caídos lo hizo retroceder. Afortunadamente, el Guardián llegó y eliminó a los Caídos, reuniéndose con Cayde y proporcionándole el dispositivo que buscaba. Cayde, al principio, sólo estaba interesado en matar a Ghaul, pero rápidamente cambia de opinión después de escuchar que Zavala lo "necesitaba". Antes de partir, Cayde le da una pista al Guardián del paradero de Ikora Rey, afirmando que debía estar en Ío, el único sitio donde ella iría a buscar respuestas.

Retomando la Tierra

Reunido con sus camaradas en la Tierra en la Villa, discuten una estrategia para liberar su hogar y derribar el Todopoderoso que destruirá el Sol si no es detenido. Zavala planea que el Guardián se infiltre en el Todopoderoso para desactivar temporalmente el buque de guerra mientras las fuerzas de la Vanguardia se cuelan en la Última Ciudad. Cayde menciona que posee el teletransportador Vex de Nessus con el que viajarían rápidamente a la jaula para liberar al Viajero.

A pesar de que la idea de un ataque total está condenado al fracaso, Cayde afirma que vale la pena correr el riesgo Suraya Hawthorne proporciona los medios para entrar en la Ciudad sin ser detectados y menciona robar la nave de Thumos, el Inquebrantable, para abordar el Todopoderoso. Cayde y Zavala guían al Guardián en la infiltración en las defensas de Thumos. El Guardián derrota a Thumos y toma su nave para llegar al Todopoderoso y desactivarlo para siempre. En ese momento, la Vanguardia inicia su ataque para liberar la Última Ciudad.

Cayde utiliza a un pollo para conseguir siete emboscadas y más tarde va a un puesto de control Cabal para establecer el teletransportador Vex. Sin embargo, mientras configura el dispositivo, tiene problemas cuando es atacado por los Cabal. A medida que el Guardián se aproxima a la posición de la Vanguardia, Cayde configura el dispositivo con éxito, pero pierde un brazo y una pierna en el proceso. El Guardián usa el teletransportador para llegar a la nave de mando de Ghaul, el Elegido, cerca de la Jaula y lucha con Dominus Ghaul, derrotándolo con ayuda del mismo Viajero que despertó cuando el líder Cabal resucitó con Radiancia.

Con Ghaul destruido y el Viajero liberado, la Luz se restaura a todos los Guardianes, expulsando a la Legión Roja de la Ciudad. Con su hogar recuperado y el Viajero despierto, la Vanguardia se reagrupa cerca de las ruinas de la Torre, felicitando al Guardián. Cayde y sus compañeros comienzan su trabajo en la reconstrucción de la Ciudad y el tratamiento de las amenazas actuales que continúan perdurando en el sistema.

Una Nueva Edad de Oro

Cayde retomó su trabajo como Cazador de la Vanguardia, proporcionando misiones de patrulla y de Puntos Críticos a los Guardianes mientras ofrecía mapas del tesoro a algunos de sus alijos escondidos. A veces, Cayde se aburría de tratar con el papeleo que incluso en algunos misiones y Asaltos se las delegaba a Hawthorne o Devrim Kay.

Poco después de la recuperación de la Última Ciudad, se convocó una reunión del Consenso para restablecer su gobierno en la Ciudad. Cuando el Ejecutor Hideo protestó que sólo el Orador podía llamar al Consenso al orden, Cayde intentó usarlo como excusa para salir de la reunión, pero fue detenido por Ikora. El resto del Consenso acordó que hasta que se eligiera un nuevo Orador, gobernarían juntos la Última Ciudad.

Cayde recibió un informe de algunos de sus exploradores sobre Nessus de que un nuevo comandante Cabal de una nave de otra legión estaba emitiendo órdenes a las compañías de la Legión Roja establecidas en el planetoide. Preocupado por otra amenaza potencial de los Cabal, Cayde envió a la Cría de Lobo a Nessus para investigar lo que estaba haciendo la Legión Roja. Descubrieron que la 7a Compañía de la Legión Roja estaba atacando la red Vex para obtener información sobre la composición planetaria de Nessus, e interceptaron un mensaje afirmando que su fracaso en hacerlo hizo que su invitación a unirse a los Lealistas fuera rescindida, pero que las otras unidades de la Legión Roja todavía tenían la oportunidad de ganar una vida de "opulencia". Cayde estaba intrigado por esa declaración y estaba complacido por la interrupción de los planes de los Cabal. Una vez que la Cría de Lobo reunió el último de los datos que los Cabal habían estado tratando de robar, lo transmitieron a Cayde junto con otro mensaje interceptado que indicada que el Emperador Calus había estado enviando los mensajes. Cayde dejó de bromear sobre el incidente en la mención de Calus y rápidamente agradeció al Guardián y a su Espectro por su gran trabajo antes de apresurarse a encontrar a Ikora e informarle de la participación del Emperador Cabal en Nessus.

En una posterior reunión del Consenso, Ariadne Gris fue convocada ante ellos para responder preguntas sobre por qué su Colibrí, el Dinas Emrys, tenía un dragón pintado en él, ya que algunos sospechaban que era un signo de contacto Ahamkara. Cayde le aconsejó que fuera seria con Hideo ya que el representante de la Nueva Monarquía se enojaría con sus respuestas sarcásticas, haciendo que insistiera en que sólo pensaba que los dragones eran geniales y que no todos eran Ahamkara. Cayde se divirtió cuando Ikora intervino que Ariadne obviamente no podría haber entrado en contacto con un Ahamkara debido a su pobre récord de victorias y derrotas en las Carreras de Colibríes, y la reunión terminó con el Consenso de acuerdo en que el símbolo del dragón era realmente genial.

Eventualmente Cayde se aburrió en la Torre y se aventuró en el Sistema Solar para cazar enemigos de la Vanguardia. Capturó muchas amenazas y las puso en el Presidio de los Ancianos. Finalmente, reunió a seis de sus guardianes más confiables y ayudó a Petra Venj en la restauración del orden en el Arrecife, que había caído en el caos después de los acontecimientos de la Guerra de los Poseídos y la invasión de la Legión Roja. Esta campaña culminó en una batalla contra los Desdeñados, una poderosa facción de forajidos Caídos. Durante la batalla, la mayoría de los barones de los Desdeñados fueron asesinados, pero Cayde y su equipo capturaron a siete de ellos y los enviaron al Presidio de los Ancianos. A pesar de esta victoria, los esfuerzos de Cayde contra los Desdeñados estuvieron incompletos debido a la fuga de su líder Fikrul, el Fanático. Incluso después de que la campaña contra los Desdeñados terminara, un inquieto Cayde ocasionalmente le pedía que pidiera su ayuda para crear una excusa para irse.

Renegados

Cita inicio Diles a Zavala y a Ikora... Que la Vanguardia... es la mejor apuesta... que... he... perdido... Cita final

—últimas palabras de Cayde-6

Junto al Guardián, Cayde viajó al Arrecife para detener una fuga del Presidio de los Ancianos. Los dos aterrizan y ayudan a Petra Venj a reactivar los sistemas de seguridad y acabar con los prisioneros. Los tres se separaron y lucharon, abriéndose camino a través de la prisión hasta que lograron poner en marcha lo que queda de la prisión. Una vez restaurado el control en la prisión, Petra alertó a Cayde que los Barones Desdeñados planeaban escapar. Para detenerlos, Cayde derriba la suspensión de una de las estaciones de control para que caiga sobre la ruta de escape de los Barones.

En un giro inesperado de los acontecimientos, Cayde se encontró con los ocho Barones Desdeñados, y después de pelear con varios de ellos, Pirrha, el Francotirador, destruyó su Espectro. Al darse cuenta de que su final estaba cerca, Cayde tomó consuelo en el hecho de que se reuniría con su hijo muerto hace mucho tiempo y asumió una pose desafiante apuntando su arma hacia Reksis Vahn, el Ahorcado. Cayde fue golpeado a través de una pared por el arma del Barón y se encontró con Uldren. Sabiendo que Uldren tenía la intención de matarlo, se burló de él con el conocimiento de que el Guardián lo perseguiría a él y los Barones. Uldren entonces apuntó a Cayde con su propia arma, el As de Picas, y le preguntó sus últimas palabras. Cayde se burló de Uldren al preguntarle sobre su hermana antes de recibir un disparo fatal en el pecho.

El Guardián llega demasiado tarde, incapaz de salvarlo o detener a Uldren. Cayde utiliza sus últimos momentos para asegurarse de que el Guardián no se culpara a sí mismo y le pide que transmitan sus últimas palabras a Ikora y Zavala antes de su muerte final. Tomando justicia por sus propias manos, el Guardián se propuso vengarlo.

Legado

Cita inicio A la atención de las entidades pertinentes:

Yo, Cayde-6, en mi, más o menos, sano juicio y en plenas facultades físicas, por la presente, en lo sucesivo y hasta la fecha dejo todas mis posesiones a la persona, alienígena, animal o fenómeno natural que me mate.

Dichas posesiones incluyen, pero no se limitan a:
El As de picas
Cualquier alijo que haya ocultado por el sistema
El capitán, mi fiel amigo
Mis deudas, que son las siguientes:

EL ARCHIVO ADJUNTO ES DEMASIADO GRANDE Y NO SE PUEDE DESCARGAR.

Cita final

—LA ÚLTIMA VOLUNTAD Y TESTAMENTO DE CAYDE-6


Ambos Zavala e Ikora estaban entristecidos y enfurecidos por la pérdida de su compañero y amigo de la escuadra. Ikora jura que Uldren Sov debe pagar por sus crímenes y propone el plan de asaltar el Arrecife para matarlo. Zavala, sin embargo, si bien es igual en su dolor, siente que la Última Ciudad y los Guardianes no tienen la fuerza para llevar a cabo tal asalto. Por lo tanto, el Titán de la Vanguardia cree que deben centrarse en su pueblo y no en la venganza, declarando así el Arrecife fuera de los límites, a pesar de las objeciones de la Hechicera de la Vanguardia. Sin embargo, contra los deseos de Zavala, el Guardián promete ir al Arrecife y matar a Uldren por su cuenta.

El Guardián, sin apoyo de la Vanguardia, hace alianzas cautelosas y se enfrenta a muchos desafíos para cazar a Uldren y sus Barones. Sin embargo, el Guardián logra eliminar a los Barones Desdeñados, desmantelando sus operaciones en la Costa Enredada y se dirige a Uldren dentro de una misteriosa estructura Insomne, la Atalaya. Después de una peligrosa pelea con una monstruosa criatura Poseída, la Voz de Riven, Uldren cae debilitado y a merced del Guardián, que recuperó el As de Picas, y de Petra Venj. Aunque Petra dice saber que haría Cayde con Uldren, el príncipe le pregunta al Guardián sobre lo que cree que haría el Cazador de la Vanguardia. Después de un momento de vacilación, el Guardián apunta el As de Picas a Uldren y asiente en afirmación a la pregunta de Uldren. La pantalla se oscurece y un disparo significa el final del traidor príncipe Insomne, vengando a Cayde-6.

Aunque el asesino de Cayde había sido eliminado y los planes de los Desdeñados arruinados, un estado de ánimo sombrío e incierto cubrió a los habitantes de la Torre, como los Cazadores que están sin un líder, y Zavala siente que la muerte de Uldren traerá consecuencias en el futuro. Ikora, aunque agradecida con los Guardianes por vengar la muerte de su amigo, también se siente incierta de lo que sucederá en el futuro.

Banshee-44, a pesar de su cinismo, se enfureció por la muerte de Cayde, pero igualmente al enterarse de que Uldren robó la pistola de marca registrada del cazador, el As de Picas. Pidiendo al Guardián que recupere el Cañón de Mano del príncipe traidor. Poco después de darle el As al Guardián se pregunta dónde está Cayde, lo que implica que se olvidó de él debido a su memoria.

Actualmente los miembros restantes de la Vanguardia están considerando quién ocupará el lugar de Cayde como Cazador de la Vanguardia. Desafortunadamente, la mayoría de los candidatos Cazadores que podían llenar el vacío partieron de la Torre en previsión de ser elegidos.

Lista de Apariciones

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.