Destinypedia
Advertisement
Cartas de un Renegado

Cartas de un renegado es un libro de Historia introducido en Armería Oscura. Consiste en cartas de Shin Malphur al Guardián, en un intento de alejarlos del camino oscuro que siguió Dredgen Yor. Las páginas del libro se desbloqueaban al completar los pasos en la aventura Exótica de la Última Palabra.

I: Introducción a las consecuencias[]

Cada uno debe recorrer su propio camino, encontrar su propio camino, cada paso hacia adelante, es exclusivo de las vidas que hemos llevado, las decisiones que hemos tomado. Sin embargo, estamos conectados. Todos nosotros. Por elección. Por consecuencia. Por azar, esos pasos hechos y esas decisiones tomadas. Nuestras vidas individuales formadas por la persona que éramos, la persona que somos, la persona que afirmamos ser, la persona que esperamos ser, las etapas de nuestra existencia singular. O eso es lo que nos decimos a nosotros mismos, perdidos como en nuestras propias historias. En verdad, no hay un "yo", ninguna existencia singular. Nunca ha existido. Nunca lo habrá. Tú. Yo. Tu escuadrón y tus amigos. Tus aliados y tus enemigos. Todas las vidas se mueven con (chocan con) otras vidas, para bien o para mal, para formar toda una vida (¿vidas?).

Me llevó mucho tiempo comprender lo siguiente: Ninguno de nosotros está solo. Lo llamo el "primer entendimiento", es una broma interna. Pero creo que tal vez la entiendes. De hecho, estoy muy seguro de que es así. Por eso te escribo. Por eso ahora, después de una vida eliminada del panorama general, estoy arriesgándolo todo en un simple apuesta: que eres diferente. Que eres mejor. Que yo. Que ellos; aquellos que tentarían a la oscuridad.

Esto es lo que quiero, necesito, que entiendas. Tu camino no es el tuyo. Se comparte. Tiene un impacto. Acarrea consecuencias y crea un despertar, tanto obvios como ocultos. Y el camino que estás transitando actualmente es... preocupante. Para ti mismo, ya sea que lo veas o no. Y lo más importante, para los demás. Para aquellos que pueden, aquellos que quieren, influenciar. Colisiones que aún no han sucedido. Nuevos caminos inimaginables. Impactos colaterales más allá de la visión estrecha de tu propia vida. ¿Habías considerado esto? No pretendo influenciarte; encontrarás tu camino, y no juzgaré hasta que el juicio sea necesario. Pregunto porque estamos en nuestro mejor momento al considerar las consecuencias de nuestras intenciones: buenas o malas, grandes o pequeñas. Eso es todo lo que busco, aquí y ahora...

tu consideración.

De las acciones que se dejan atrás. Y las acciones que están por venir.

¿Quién dices ser? ¿Quién esperas ser? ¿Y cómo se expanden las ondas de esas respuestas para tocar las vidas que te rodean?

Piensa en tu vida y en tus actos. Y continúa siempre hacia adelante.

Ayudaré donde pueda, con el conocimiento obtenido de una vida cazando los mismos peligros que tientas. Y a pesar de que nunca nos encontraremos, nuestros caminos se cruzan a cierta distancia mientras intentamos enfrentarnos a todo lo que nos impulsa; a partir de este momento, nuestras vidas nunca serán las mismas.

Mi nombre es Shin Malphur. Y creo en ti, guardián, eres la esperanza que me dijeron era una mentira.

(S.)

II: Por el miedo al héroe conquistador[]

Una vez, conocí a un hombre. Algunos afirman que era un monstruo y yo también lo creí así durante mucho tiempo. Ya no, me niego a honrarlo con el poder que implican tales etiquetas. "Monstruo". "Bestia". "Otro". Terrores destinados a asustar, destinados a debilitar, destinados a controlar. No hay monstruos. Sólo las almas quebradas y los incomprendidos. Siguen siendo aterrorizante, claro. Pero conocible. Conquistable. Indigno del poder que poseen. Este hombre, vestido de negro y deforme por el peso de sus pecados, profesaba manejar la esperanza como un arma; ofrecerla como una muleta, un faro que veía como una falsa promesa. "Nada muere como la esperanza", decía. Y estaba en lo cierto. La pérdida de la esperanza duele como ninguna. Pero sabía algo más: una verdad que no compartiría, una verdad enturbiada por sus palabras, acciones y por la lúgubre amenaza de su presencia. ¿Y esa verdad?

La esperanza es eterna.

Puede desaparecer. Puede perderse en el dolor y el sufrimiento de la existencia. Pero siempre está ahí. En algún lado. Tal vez oculta, a simple vista o lejos de la vista.

Este hombre que ansiaba el miedo, que infligió su maldición en todo lo que encontró, una vez conquistó el juego de la vida o la muerte que se convertiría en su campo de entrenamiento. Verte a ti, y a los demás guardianes, imponer su voluntad sobre sus compañeros campeones de la Luz es una reminiscencia de la facilidad con la que se dijo que despachó a sus rivales. Pero no eres su igual. Ninguno lo es. Ni Lord Shaxx. Ni el Comandante Zavala. Ninguna de sus "sombras" o la nueva raza que lleva su título como una insignia de honor. "Dredgen" significa "abismo". Es una lengua antigua. No es humana. No es de la colmena. Simplemente en una arcana ya olvidada, otra capa de incertidumbre y miedo que rodea a un bastardo para brindar consuelo contra sus pecados. Significa "nada". Es un vacío. Como lo es su camino. Y mientras disfrutas de tus victorias y aceptas los fuegos competitivos del Crisol, te pido que reflexiones una vez más sobre ti mismo...

¿Encuentras alegría en el desafío, o en el dolor que infliges a tus "enemigos"? ¿Te deleitas en la emoción de enfrentarte a tu semejante en combate, al probar los límites de tu poder? ¿O te da placer quebrar su espíritu?

Reflexiona sobre las respuestas que encuentres. Búscate a ti mismo entre la verdad de tus acciones. ¿Eres un héroe o eres un conquistador? Uno puede invocar al otro, pero lo opuesto no es cierto.

Por si sirve de algo, en ti veo a ambos.

(S.)

III: Un fuego interior[]

¿Cómo se sintió? ¿Cazar el cuervo, siguiéndolo a través de enmarañadas tierras de Arrecife? ¿Cazar a los barones, uno por uno, acechando a los asesinos que mataron a tu amigo? ¿Fue justo? ¿O puro enojo, venganza impulsada por la lujuria de "justicia"?

Conozco ese sentimiento. Conozco esa sensación de pérdida, seguida de un agujero tan grande que solo se puede llenar con la venganza. Dos veces he sentido ese agujero. Primero cuando todo lo que había conocido se convirtió en cenizas. En aquel entonces, tan solo era un niño. No hay forma de saber cuándo, o si, el dolor terminaría. Un hombre, Jaren, mi tercer padre, me ayudó a redirigir ese dolor. Me dio un propósito. Me enseñó a cazar. Me enseñó a sobrevivir. Me enseñó acerca de la venganza.

Se sintió bien, como un fuego en el interior. O eso pensé. En realidad, lo "bueno" fue simplemente anestesiar el dolor, colocar un velo a la carga de mi pérdida a través de la redirección de mi enfoque. ¿Por qué estar triste? ¿Por qué sentirse deshecho? Cuando puedes estar enojado. Y así fue. Durante mucho tiempo.

Después de que Jaren muriera, asesinado por el supuesto monstruo y su Arma del Dolor; lo odié por un buen tiempo. Estaba solo de nuevo. Perdido. Sin rumbo. Me sentí abandonado, solo era yo y el agujero que dejó la pérdida de todo lo que conocía

El hombre que había destruido mi vida dos veces; primero el incendio de Palamon, mi hogar, luego el asesinato de mi mentor y mi figura paterna; todavía caminaba por las tierras salvajes, pero yo era solo un joven, enojado y asustado. La venganza, el fuego dentro de mí, era un peso, no un consuelo, porque carecía de la confianza necesaria para llevarlo a cabo.

Pasé mucho tiempo enojado: con el asesino que jugaba en las sombras, con Jaren por haberme dejado, con el mundo, conmigo mismo por estar perdido, con el espectro de Jaren por no creer en mí. Mi enojo me definió. Como el tuyo. Por un corto tiempo. Lo que me pregunto es si alguna vez has considerado...

que la muerte de Cayde no fue el origen de tu reciente agresión, sino tan solo un catalizador para su liberación. Es posible que toda esta segunda vida tuya haya sido impulsada por la venganza: por la vida que perdiste antes de tu regreso como guardián, por el mundo, los mundos, perdidos en el gran colapso. ¿Realmente estás luchando para proteger y reclamar, o has estado luchando todo este tiempo para vengarte?

¿Por qué estás luchando por ahora? ¿Te define tu enojo?

Si la respuesta es sí, si la respuesta es no, ¿cuáles son las consecuencias de cualquiera de estas? Honestamente. Verdaderamente. Pregúntate a ti mismo...

¿Por qué estás luchando? ¿Y puedes sentir un fuego, incluso una chispa, brotando dentro de ti?

(S.)

IV: Algo nuevo[]

He cazado guardianes. Lo sabes. He cazado guardianes en el camino que ahora recorres. No es el mismo camino, sus propios caminos. Pero similares, de alguna forma. Algunos han visto el error de sus acciones antes que otros. No soy un asesino, pero lo he hecho, cuando la necesidad dictaba desenfundar las armas. Prefiero la alternativa. Prefiero las medidas menos finitas. Pero he encontrado que la mayoría de los que eligen esta vida, una vida en búsqueda de respuestas sumidas en la sombra, rara vez captan el alcance de sus acciones. Pocos reflexionan. Pocos realmente lo entienden. He visto el daño hecho por aquellos que controlarían lo incontrolable. No permitiré que se repita. En lo mejor de mi capacidad, me enfrentaré a la corrupción y desafiaré a todos los que dejaron entrar a los susurros.

Sin embargo, aquí estamos. Tú, un guardián digno de leyenda, bailando cada vez más cerca al borde de un abismo. Y yo, uno que está en contra de aquellos que tentarían tal destino. Sin embargo, por primera vez, no me he movido para detener la música.

Esto es algo nuevo.

Que tú y yo pudiéramos compartir estas palabras es algo nuevo, hay algo en ti, algo sobre ti.

No solo la valentía, lo he visto ir y venir. No solo el poder, los mayores tontos que he conocido también han sido los mejores guerreros. Eres curioso, pero tu curiosidad no es un arma, es una herramienta. Y en algún lugar ahí dentro, en la fusión del coraje, el poder y la curiosidad, veo algo por lo que vale la pena tomar riesgos.

Así que adelante. Lucha por la Luz y desafía a la oscuridad. Estaré observando con un corazón lleno de esperanza.

Pero debes saber, que si te excedes, si las consecuencias de las decisiones que tomas se lleva por delante a inocentes a tu paso, si tu camino se desvía ciegamente hacia la perversión de tu voluntad y los susurros se convierten en tu verdad; estaré allí para darle fin. A eso y a tu vida. Pero ya sabías que iba a decir eso.

Comprende, esto no es una amenaza, es cómo son las cosas.

(S.)

V: Ecos seguidos de silencio[]

He hecho todo lo posible para ofrecerme como una voz de la razón, a medida que sigues por este camino. Tengo poca información para ofrecerte, solo experiencia, la verdad de mi ser. Pero aquí hay otra verdad:

te he dicho pocas cosas que son nuevas. Cada palabra. Cada pregunta. Cada vez te he implorado que reflexiones. Te estaba empujando por un camino que ya habías elegido. Considerar tus acciones es parte fundamental de tu ser. Lo he visto. He oído sobre eso, en las palabras de tus compañeros guardianes mientras relatan tus hazañas, tu coraje, tu altruismo. Puedes sentir el filo de la navaja de la maldición, pero en tu corazón, eres un guerrero justo y noble.

Si hago mi jugada para expandir tu consideración de las personas y los mundos que te rodean. Si te habré ayudado a hacer un mejor inventario de todo lo que eres y en todo lo que eres capaz de convertirte. Que así sea. Pero todo, absolutamente todo, ya estaba dentro de ti.

Esto no es una discurso moral. Esto no es un impulso para agrandar tu ego de héroe. Lo digo porque sé cosas que tú no sabes, por experiencia.

Ahora mismo, me imagino que estás cuestionando tu verdadera naturaleza: "¿Quién es este 'renegado' para definirme? ¿Mis pensamientos? ¿Mis acciones?" Es posible que te hayan advertido sobre mí. Tal vez, es posible que estés un poco asustado. Después de todo, "el hombre de la pistola dorada no se lleva bien con los demás". Te dejo a ti todas esas tonterías. Pero a modo de una palabra rápida en defensa de mis intenciones...

Si fuese algo que no fuera lo mejor para ti, esta conversación se habría tenido con plomo, no con palabras. Y habría sido tu última.

Y a pesar de que tienes pensamientos oscuros y no eres un santo, todos estamos lejos de ser puros. No es la falta de pecado lo que saca lo mejor de nosotros, sino lo mejor de nosotros siente el peso de nuestras acciones, y no sucumbimos ante su peso, ante la tentación.

Y sé algo que tú no sabes, un secreto. Los cómo y los porqués no importan, esa es información para más adelante. Pero debes saber esto...

Cuando estés en tu punto más bajo. Cuando la esperanza se ha desvanecido y estás completamente solo en el mundo, dentro de tu cabeza. Cuando las probabilidades están en tu contra y la desesperación ha tomado el control. Recuerda tu fuego. Siempre está ahí. Una vez encendido, una vez que la ira, una vez que el miedo, ha encendido la mecha, la llama permanecerá, siempre; un faro que le indica a la eternidad que estás aquí y que estarás de pie, sin importar el obstáculo. Y, al final, si así lo eliges, no serán los susurros ni las sombras los que te salvarán; esa corrupción solo busca abusar de ti. No.

Serán tus primeras palabras fuertes, y las últimas de tus enemigos.

No cuestiones el momento. Este es mi único y mejor consejo. Tómalo. Habla claro. Los ecos que siguen al silencio contarán la historia, y la última palabra siempre será tuya.

(S.)

VI: Un regalo y un toque de gris[]

¿El arma vino a ti? ¿Cómo se siente en tu empuñadura? Pocos pueden encender su fuego, pero cualquier renacido de la Luz puede invocar su nombre. Ese es un secreto que estoy obligado a guardar. Sólo sé que te lo has ganado, y te lo has ganado de verdad. El cañón que portas es tuyo, pero no es una réplica, es un regalo de un amigo.

He cazado agentes de la oscuridad por más tiempo del que puedo contar Desde la infancia hasta ahora, no fue constante, no fue siempre, pero ya no es lo que me define. Mi camino ha sido claro durante un largo tiempo: busca la sombra y tu futuro se perderá, busca la oscuridad y yo pondré fin a tu vida. No es personal, ya no, aunque seguramente comenzó de esa manera y se mantuvo así hasta aquel día en una cresta solitaria. A estas alturas, ya has escuchado la historias: la balada de Jaren Ward y su última palabra, de Dredgen Yor y Palamon: Durga, Velor, Canal Norte, de Thalor y Pahanin, de nuestra caza y la muerte de Jaren, de Cresta del Menguador y mi último enfrentamiento con el hombre que sería un monstruo. Es un cuento largo y no me interesa volver a ello. Ya no. Los capítulos son viejos. Estamos escribiendo uno nuevo, tú y yo, un acto final para mí, un comienzo inesperado para ti.

Mi vida siempre ha sido sobre absolutos. Hay luz y hay oscuridad, y prometí que mi propósito sería defender contra la corrupción susurrada del llamado de la sombra. No he visto ningún punto medio, aunque tal vez siempre he sabido que existe. También he visto a muchos "héroes" tentar ese destino siniestro y las terribles consecuencias nacidas de su ignorancia, orgullo y egoísmo. He derrotado a muchos. Más de lo que nadie sabe. Más de lo que jamás confesaré. Viéndote. Observándote. No siento que estuviera equivocado en mis acciones. Pero ahora sé que estaba equivocado en mi suposición principal, mi creencia fundamental.

Para mí, solo había blanco y negro, bondad y maldad. En ti, veo luz cegadora. Veo un héroe entre héroes. Veo la esperanza que inspiras brillar de ti.

Pero también veo, por primera vez, tal vez, solo tal vez, un poco de gris.

Y con eso, el final de los últimos ritos y las palabras finales.

(S.)

Advertisement